Estrategias eficaces para desactivar el comportamiento agresivo

Al estar frente a una persona agresiva, tu instinto puede ser dar la vuelta y correr, pero por desgracia no es siempre la forma correcta de actuar. Familiarizarte con algunas simples técnicas para desactivar el comportamiento agresivo, puede ayudarte a ti mismo y a los demás a evitar el conflicto y la violencia. Estas técnicas son útiles si se trata de una agresión en el hogar, en el trabajo, o en un lugar público.

Actúa con control de ti mismo

Aun cuando te sientas ansioso o asustado ante la persona agresiva, dale la impresión de que estás seguro y en control de tus emociones y de la propia situación. Si la persona percibe tu ansiedad, puede sentirse a sí misma más ansiosa, lo cual puede aumentar su respuesta agresiva, advierte la National Association of Social Workers (Asociación Nacional de Trabajadores Sociales).

Adopta un acercamiento tranquilo

The Crisis Prevention Institute (El Instituto de Prevención de Crisis) recomienda acercarse a la persona agresiva de manera tranquila y hablar con ella con respeto, manteniendo el tono de tu voz bajo. Si no lo conoces, preséntate. Pregúntale qué puedes hacer para ayudarlo. Mantén una actitud imparcial en todo momento y enfoca el 100% de tu atención en él. Déjalo hablar sin interrumpirlo, y sólo habla cuando haya terminado. Reconoce cómo se siente. Recuerda que tu objetivo es calmarlo, no necesariamente estar de acuerdo con la forma en que está actuando.

Utiliza el lenguaje corporal

El lenguaje corporal puede ayudar a calmar el comportamiento agresivo, según la National Association of Social Workers. Mantén contacto visual neutral con la persona agresiva, pero sin mirarla fijamente. Deja que tu mirada caiga de vez en cuando. Mantén tu rostro relajado, pero no sonrías. Si cree que te estás riendo de ella o no dando importancia a la situación, puede llegar a ser aún más agresiva. Utiliza un lenguaje corporal abierto: no cruces los brazos o realices alguna acción hacia ella con cualquier cosa que pueda ser percibida como un arma. Mantente a una distancia segura de ella y está al tanto de la salida más cercana posible, en caso de que tengas que escapar.

Trabaja hacia una solución

Espera a que la persona agresiva se calme. Explica las consecuencias de la conducta agresiva respetuosa, pero firmemente, menciona la National Association of Social Workers. Sugiere formas en que la situación podría resolverse sin conflicto. Da a la persona más de una opción, para que tenga algo de control sobre la situación. Por ejemplo, le podrías decir: "Vamos a dar un paseo para tomar un poco de aire fresco", o, "¿Te gustaría que me pusiera en contacto con un amigo para dar un paseo?".

Más galerías de fotos



Escrito por c. giles | Traducido por tere colín