Estrategias de comportamiento para un niño que no se sienta en una silla

Hacer que tu hijo se siente en una silla para cenar u otra actividad familia puede ser una tarea frustrante, especialmente si adora el momento de juego y encuentra difícil sentarse. Disciplinarlo para evitar rabietas probablemente no resuelva el problema, por lo tanto es mejor utilizar estrategias para ayudarlo a que quiera participar en el momento de la cena y otras actividades en las que deba permanecer sentado. Una vez que tu hijo entiende los beneficios de estar sentado en una silla será más propenso a repetir la conducta deseada en el futuro.

Ofrece comidas favorables o juguetes especiales

Sin manipular a tu hijo, puedes coaccionarlo a que se siente en una silla ofreciéndole su comida o juguete favorito. Si es quisquilloso, déjalo que coma su comida principal cuando tenga hambre y guarde los bocadillos especiales para el momento de la cena en la mesa. En su sitio web Aha! Parenting, la psicóloga clínica Laura Markham recomienda servir galletas con mantequilla de maní o una taza de fruta a la hora de la cena, para alentar al niño a que se siente e interactúe con los miembros de la familia. Si sirves una comida para crecer que no le gusta, definitivamente no querrá sentarse. Deja que tu hijo lleve un juguete especial a la cena e incluye dicho elemento a la conversación. Por ejemplo, podrías decir, "¿A tu dinosaurio amarillo le gustan los frijoles verdes o prefiere el puré de patatas?" El objetivo es crear un ambiente sin estrés para que tu hijo disfrute de estar sentado en una silla y de participar en las comidas o reuniones familiares.

Ofrece un tiempo de transición

Los niños pequeños necesitan un tiempo de transición cuando pasan de una actividad a otra. Los cambios repentinos pueden hacer que se sientan frustrados, haciéndolos que no quieran dejar su momento de juego actual para quedarse sentados en una silla. A medida que te acercas al momento de comer o al momento de jugar en familia en la mesa, haz que tu hijo sepa que se está acercando ese evento. Dale advertencias de antemano de que la actividad se aproxima en 10 minutos o dile que puede jugar con sus bloques por un rato pero que la cena pronto estará lista. Incluso aunque no pueda saber la hora, tus advertencias previas lo ayudarán a prepararse mentalmente para el cambio. Según el sitio Parents.com, involucrar a tu hijo en la preparación de la cena, como ofrecerle vasos y recipientes de plástico o pedirle que coloque las servilletas sobre la mesa, también ayudará a que se prepare para el momento de la cena. No estará sobresaltado o sorprendido cuando anuncies que es momento de subirse a su silla para cenar.

Lee libros

Ayuda a tu hijo a que se habitúe a sentarse en una silla leyendo libros en voz alta con él. Sin incluso darse cuenta de que estás tratando de que se quede sentado, comenzará a asociar el momento de la silla con actividades más calmadas y sedantes. Incluso puedes leer libros juntos a la mesa antes o después de comer, para que recuerde la interacción personal. Según Markham, mirar TV durante la cena no es una buena idea porque el niño se concentrará en la pantalla en lugar de concentrarse en la comida. Leer libros es una mejor opción porque se puede concentrar en su comida y su libro a la vez (además puedes hacer hincapié en la importancia de estar sentado en una silla).

Que sea corto

Un niño pequeño no tiene el lapso de atención o el suficiente autocontrol para sentarse en una silla por largos períodos de tiempo, por lo tanto es mejor comenzar con intervalos cortos. En una entrevista hecha por Today Moms, Michelle Duggar de TLC "19 Kids and Counting" recomienda comenzar con sesiones de entrenamiento de cinco minutos. Modelar la conducta sentándose con el niño le ayuda a aprender que estar sentado es la conducta preferida. Michelle utiliza recordatorios amigables como "Este es el momento de estar sentado" o "Quédate quito, como una estatua" para alentar a sus niños a quedarse sentados. A medida que tu hijo se familiariza con la silla, lentamente puedes alargar el tiempo hasta que pueda durar toda la comida o actividad familiar.

Más galerías de fotos



Escrito por kristine tucker | Traducido por aldana avale