Estrategias de comportamiento escolar para tratar con niños irrespetuosos

Hacer frente a la falta de respeto por parte del niño que trajiste a este mundo puede ser suficiente para hacer hervir la sangre. Si las respuestas de tu hijo se han transformado de lo amable y amoroso a lo desafiante e irrespetuoso, es el momento de hacer un cambio. Hacer que tu chico cambie sus maneras y te dé el respeto que te mereces no será fácil, pero es una tarea realizable. Si buscas estrategias para la transformación de la conducta de tu hijo, no busques más que en la escuela de tu hijo. Los educadores, quienes demasiado a menudo cargan con tratar con la falta de respeto, tienen una gran cantidad de estrategias que pueden domar con eficacia incluso al niño más temperamental.

Elogio

Muchos educadores -inconformes por que la cantidad de atención que a menudo otorgan a los estudiantes que se portan mal roba a sus otros estudiantes la hora docente que se merecen- utilizan el elogio en lugar del castigo. Si tu hijo se ha convertido con frecuencia en irrespetuoso, pero todavía presenta un buen comportamiento de vez en cuando, elógialo cuando esté haciendo lo que quieres que haga y niégate a darle atención cuando te falte al respeto.

Idioma de elección

En el aula, muchos profesores utilizan el idioma de elección para mostrar a los alumnos irrespetuosos que tienen opciones y que se confía que tomarán las correctas. Prueba esta técnica en casa. Si tu niño te manda callar, preséntale dos opciones. En la presentación de estas opciones, resalta las recompensas y los castigos asociados a cada una. Di, por ejemplo, "Sarah, lastimas mis sentimientos cuando me hablas así. Tienes una opción, puedes pedir disculpas y podemos avanzar en la discusión de este tema, o puedes optar por no pedir disculpas y voy a tener que enviarte a tu habitación como castigo por tu falta de respeto". Después de presentar tu opción, dale a tu hijo unos minutos para pensar acerca de la dicotomía. Cuando elija, sigue adelante con la consecuencia o la recompensa prometida.

En huelga

Los trabajadores que no están siendo tratados adecuadamente pueden optar por hacer una huelga. Los maestros y los padres pueden hacer lo mismo, sugiere el enfoque de la disciplina Love and Logic. Destaca los servicios que ofreces y niégate a darlos hasta que tu hijo irrespetuoso cambie sus maneras. Trata de decir: "Entiendo que quieres helado, pero por desgracia yo sólo le doy este tipo de recompensas a las personas que son respetuosas hacia mí". Al vincular tu negativa a darle a tu hijo lo que quiere por su comportamiento, pones en claro por qué te niegas y muestras a tu hijo lo que tiene que hacer de manera diferente en el futuro.

Repetición

Cuando se enfrentan a los estudiantes irrespetuosos, los educadores deben tener cuidado de no dejarse embaucar por una discusión en clase. Para evitarlos, muchos profesores optan por la repetición. La próxima vez que tu hijo irrespetuoso intente meterte en una lucha de poder, adopta la técnica del disco rayado. Selecciona el mensaje y simplemente repítelo hasta que deje de discutir. Si decides decir: "Lo siento, no puedes ir al concierto porque es una noche de escuela", sólo tienes que repetir este mensaje, independientemente de la falta de respeto en que se conviertan sus respuestas. Al negarte a responder a esta falta de respeto, puedes mostrar a tu hijo que tu palabra es definitiva.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por georgina velázquez