Estornudos y congestión severa después de correr

Salir a correr al aire libre puede aumentar la aptitud física, mental y la salud. Sin embargo, experimentar estornudos y congestión severa después de una carrera puede ser desalentador y frustrante. Afortunadamente, la mayoría de los casos de los estornudos y la congestión severa después de correr no son un motivo de preocupación, se pueden tratar en casa y prevenir con cambios de estilo de vida.

Características

Además de los estornudos y la congestión, algunos corredores podrían desarrollar síntomas adicionales, tales como secreción nasal, lagrimeo, picor en los ojos, dolor de garganta, erupciones en la piel, fiebre y dolor de cabeza. Algunos corredores pueden experimentar estos síntomas sólo durante ciertas épocas del año, especialmente en primavera y verano, o durante ciertas horas del día, como las horas de la madrugada.

Causas

Los síntomas como estornudos y congestión severa a menudo son el resultado de alergias a algo irritante presente en el medio ambiente, como el polen, el moho, la caspa de mascotas o el humo de tabaco. La rinitis vasomotora, también conocida como la rinitis no alérgica, también puede causar que los corredores experimenten estornudos y congestión. Correr mientras están infectados con un virus respiratorio o bacterias tales como un resfrío, gripe o sinusitis también puede causar estornudos y congestión. Un objeto extraño, como un insecto podría entrar en la nariz mientras corres en el exterior, dando lugar a estornudos y a la congestión ya que tu cuerpo trata de expulsar el elemento. Los corredores que lleven ropa con fibras de látex pueden experimentar una alergia de contacto al látex, que puede resultar en una congestión nasal y estornudos. El embarazo puede causar que las corredoras experimenten estornudos y congestión hasta que el bebé nace.

Tratamientos

Los medicamentos antihistamínicos o con prescripción tratan los síntomas de alergia tales como la congestión nasal, estornudos y secreción nasal severa como resultado de factores desencadenantes, como el polen, el polvo y el moho, así como los estornudos y la congestión resultantes de la rinitis no alérgica. Los que no pueden tomar medicamentos antihistamínicos podrían considerar el uso de una olla con vapor para enjuagar la nariz y los conductos nasales, lo cual puede ayudar a aflojar y eliminar el moco espeso que provoca la congestión. Té caliente con limón y miel también puede ayudar a reducir los síntomas como la congestión y dolor de garganta, según dice el sitio web de la Universidad de Rochester.

Prevención

Tomar un medicamento para la alergia antes de salir a correr puede ayudar a prevenir el desarrollo de la congestión y estornudos. Evitar correr al aire libre en días con alto nivel de polen o conteo de moho puede ayudar a prevenir las reacciones alérgicas que conducen a estornudos y congestión nasal severa. Corriendo después de las 10 am, cuando los niveles de polen son más bajos, o después de una lluvia también puede ayudar a reducir o prevenir la congestión y los estornudos, según el sitio web del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental. Después de correr, ducharse y usar un enjuague nasal puede ayudar a quitar cualquier irritante de polen u otros que puedan provocar congestión y estornudos.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica lietz | Traducido por mariana van der groef