Estiramientos de yoga para el músculo psoas

Comenzando en la columna, los dos músculos psoas, el mayor y el menor están ubicados de cada lado de la baja espalda. El mayor flexiona la cadera, mientras que el psoas menor flexiona la parte inferior de la columna o los lumbares. Según Liz Koch, instructora de yoga y autora de "The Psoas Book" (El libro de psoas), este músculo es la clave para una estabilidad estructural en general y algunas poses de yoga son particularmente buenas para el estiramiento, la liberación y el aumento del conocimiento del músculo psoas.

Posición de descanso constructiva

Comienza relajando el músculo psoas con esta postura simple ayudada por la gravedad. Acuéstate sobre tu espalda y dobla las rodillas a 90 grados con respecto a tu cuerpo, colocando los pies planos sobre el suelo y a la distancia de la cadera descansando los brazos a los costados. Respira profundamente y siente el peso de tus huesos, permitiendo que la gravedad lleve el cuerpo hacia abajo y respirando para liberar la tensión o la rigidez. Mientras tu músculo psoas se relaja, tu peso se deberá distribuir de manera más parejas por tu cuerpo. Vuelve a esta posición de descanso constructivo en cualquier momento durante tu práctica para recordarte la sensación creada por un psoas relajado.

Esturamiento supino activo

Desde la posición de descanso constructiva, pasa el muslo derecho hacia tu pecho y abraza la pierna derecha hacia tu cuerpo. Mueve lentamente tu pierna izquierda hacia afuera de la cadera, respirando y reteniendo la sensación de suavidad en la cadera y el estiramiento en el psoas. Repite con la izquierda, recordando respirar y volver inmediatamente a la posición de descanso constructivo si sientes dolor en la baja espalda.

Posición de paloma modificada

Un estiramiento de yoga más avanzado para el músculo psoas es la pose dela paloma modificada o Eka Pada Rajakapotasana. Comenzando con tus manos y rodillas, lleva la rodilla derecha hacia adelante y apoya la pierna en el suelo entre tus manos. Relaja la nalga derecha contra el suelo. Luego extiende la pierna izquierda detrás tuyo mientras mantienes las caderas a escuadra contra el suelo. Utiliza una colcha o sábanas apiladas para apoyar la nalga derecha si fuera necesario. No te tensiones para llegar al suelo. Respira en esta posición mientras mantienes las caderas rectas y mirando hacia adelante. Repite sobre la izquierda. Nuevamente, si tienes algún dolor en la baja espalda, vuelve a la posición de descanso constructivo.

La pose del árbol

La pose del árbol, o Vrksasana es una posición de pie que fortalece simultáneamente el equilibrio y la estabilidad de la columna mientras relaja y estira el músculo psoas. Comienza en la posición de la montaña o Tadasana, parándote recto e inclinándote hacia adelante con los pies firmemente a la distancia de la cadera. Lleva tu peso hacia el pie derecho sin inclinarte sobre la cadera derecha y levanta el pie izquierdo, colocando la planta del pie lo más alto que puedas sobre la pierna derecha. Manteniendo las caderas rectas hacia adelante, equilibra la posición mientras respiras y libras cualquier tensión que pudieras sentir en tu cadera izquierda, manteniendo firme la pierna derecha sin trabar la rodilla de esta pierna. Apóyate en una pared o una silla para enfocar la energía en el músculo psoas y mantener la forma adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por l.w. westerfield | Traducido por sebastian castro