Estiramientos de yoga para dolor de espalda baja por escoliosis

La escoliosis, o curvatura de la columna vertebral, puede provocar dolor de espalda y dificultad para respirar. Las posturas físicas del yoga, llamadas asanas, fortalecen y estiran los músculos que sostienen la columna. Las técnicas de respiración, llamados pranayama, aseguran que estés respirando totalmente mientras sueltas la tensión y te relajas. Consulta con tu médico antes de comenzar una nueva práctica y hazle saber de cualquier dolor que estés experimentando.

Respira

Practica respiración ujjayi o respiración de victoria. Esto te ayuda a concentrarte, calma el sistema nervioso y mantiene tu respiración para que fluya libremente. Comienza por decir la palabra "ha". Luego, dila con la boca cerrada. Nota dónde se origina el sonido en la garganta. Ahora, crea el sonido mientras inhalas y exhalas. Usa la respiración ujjayi a lo largo de tu práctica y en cualquier momento que necesites relajarte.

Liberando tu columna

Haz la pose de gato/vaca para abrir la columna y aliviar la tensión. Comienza en manos y rodillas, con los dedos de los pies metidos debajo. Al exhalar, curva tu columna hacia arriba en forma de "C" y mira hacia tus piernas para la pose de gato. Al inhalar, mira hacia adelante y lleva tu trasero hacia arriba para la pose de vaca. Repite nueve veces más, emparejando tus movimientos con la respiración.

Encuentra tu centro

Párate en tadasana o pose de montaña. Coloca tus pies separados al ancho de las caderas y relaja los brazos a los lados. Activa y fortalece los músculos de las piernas al levantar los dedos del pie y estirándolos. Lleva los muslos interiores hacia atrás y separados, y saca el cóccix hacia abajo a medida que llevas el ombligo hacia la columna y estiras los lados de tu cuerpo. Inhala y levanta los brazos encima de tu cabeza. Relaja los hombros hacia abajo. Junta tus dedos y gira las palmas hacia arriba.

Estira tu columna

Coloca las palmas de las manos en la pared a la altura de los hombros. Lleva tus pies hacia atrás, de modo que estén directamente debajo de tus caderas y el cuerpo es en forma de "L" invertida. Mantén la cabeza entre los brazos. Lleva tus muslos internos hacia atrás y saca el cóccix hacia abajo. Estira tu columna hacia la pared y desliza tus hombros hacia abajo de la espalda. Mantén tu ombligo levantado y respira en la parte posterior de tu cuerpo. Mantén esta posición durante unas cuantas respiraciones.

Relájate

Haz la pose del niño al arrodillarte en el suelo con los pies juntos y las rodillas separadas. Siéntate sobre tus pies y mantén la pelvis pegada abajo mientras estiras tu columna, inclínate hacia adelante y coloca tu frente en el suelo. Estira los brazos sobre la cabeza y coloca las yemas de los dedos en el suelo. Lleva la base de los omóplatos juntos para abrir el pecho. Concéntrate en tu respiración y mantén esta posición durante tres a cinco minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por lorraine shea | Traducido por mariana perez