Estiramientos para la parte posterior de la rodilla

El ligamento cruzado posterior es un fuerte cordón de tejido que conecta el fémur a la tibia. Este ligamento está detrás de la rodilla. Los estiramientos pueden ayudar a mantenerla flexible y prevenir lesiones. Los estiramientos alargan los músculos isquiotibiales, que corren por la parte posterior de los muslos hasta la zona de la rodilla.

Inclinación hacia adelante

Inclinarse hacia adelante es un ejercicio de yoga que estira la parte posterior de la rodilla y de los muslos. Párate con los pies juntos y los brazos por encima de tu cabeza. Mueve los brazos hacia abajo en un movimiento de barrido, mientras doblas las caderas simultáneamente hacia adelante. Mantén las piernas rectas y trata de mantener la espalda lo más recta posible. Si eres capaz de poner tus manos en el suelo, házlo. De lo contrario, toma tus tobillos o el punto más bajo de las piernas que sea posible y mantén la postura de 20 a 30 segundos.

Estiramiento sentado con una banda

Un estiramiento sentado usando una banda se realiza en el suelo con las piernas hacia enfrente. La banda puede ser un lazo, toalla o cualquier otro material flexible de longitud equivalente. Estira tus piernas hasta que estén rectas, agarra los extremos de la banda y envuelve el centro de la misma alrededor de tus pies. Tira hacia atrás suavemente hasta que sientas un estiramiento en la parte posterior de las rodillas. Mantén la posición de 20 a 30 segundos y suelta lentamente. También puedes hacerlo acostado boca arriba. En este caso, estira una pierna a la vez y extiéndela en el aire.

A horcajadas con estiramiento lateral

El estiramiento a horcajadas sentado con estiramiento lateral estira la parte posterior de las rodillas y los tendones de la corva con las piernas abiertas en forma de "V". Después de separar las piernas todo lo que puedas, mantén la espalda recta y baja el torso hacia el pie derecho. Estírate conforme haces esto e intenta agarrar el pie. Una vez que hayas llegado tan lejos como sea posible, mantén la posición de 20 a 30 segundos. Levántate con lentitud y repite del lado izquierdo.

Perro mirando hacia abajo

El perro mirando hacia abajo extiende la parte posterior de las rodillas, los tendones de la corva y las pantorrillas al mismo tiempo. Acuéstate boca abajo con las manos separadas al ancho de tus hombros y los pies al ancho de las caderas. Presiona contra el suelo y levanta las caderas en el aire. Si dejas que tu cuerpo forme una línea recta, estarás en una actitud del tablón, que es el punto de partida de una plancha. Para el perro que mira hacia abajo, continúa elevando las caderas y lleva el peso hacia los talones. Una vez que tu cuerpo forme un ángulo invertido, mantén la postura de 30 a 45 segundos y suelta lentamente. El objetivo es conseguir que tus pies se asienten totalmente sobre el piso, manteniendo los brazos extendidos, y las piernas y la espalda rectas.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por sergio mendoza