Estiramientos en la pared para el nervio mediano

El nervio mediano corre a lo largo de tu antebrazo y llega a tu mano para inervar los músculos de la palma y dedos. El nervio mediano es especialmente vulnerable a lesiones y compresión a la altura de la muñeca, lo que resulta en una condición conocida como "síndrome del túnel carpiano". El estiramiento de los músculos, tendones y ligamentos del brazo que rodean el nervio mediano puede ayudar a evitar que se "pellizque" o se irrite. Es aconsejable y eficaz estirar el brazo y el nervio mediano contra la pared. Consulta con tu médico si experimentas síntomas crónicos en la mano, muñeca o antebrazo.

Nervio mediano

El nervio mediano es uno de los cinco nervios principales originados en el plexo braquial situado en la parte inferior del cuello. Baja por el brazo, cruza el codo y entra al antebrazo junto a la arteria braquial. En el antebrazo, corre hacia abajo entre los dos huesos principales, el radio y el cúbito, y entra en la muñeca a través del túnel carpiano, que está formado por pequeños huesos parecidos a guijarros en el carpo. El mediano es el único nervio que pasa por el túnel carpiano, haciéndolo susceptible a la compresión, de acuerdo con el libro “Clinically Oriented Anatomy” ("Anatomía orientada a la clínica"). El síndrome del túnel carpiano causa dolor, debilidad, hormigueo y entumecimiento en el dedo pulgar, índice y medio. Practicar estiramientos en el antebrazo y la muñeca puede ayudarte a prevenir o reducir los síntomas del síndrome del túnel carpiano.

Estiramientos

Los estiramientos de la muñeca y el antebrazo en realidad no estiran ni alargan al nervio mediano, pero ayudan a estirar los músculos, tendones y tejido conectivo que rodean a este nervio. El nervio mediano puede resultar atrapado en varios lugares de su recorrido desde el cuello hasta la mano; el estiramiento mejora la capacidad de los músculos y ligamentos para deslizarse y desplazarse, reduciendo la probabilidad de atrapamiento del nervio, de acuerdo con el libro “Human Physiology: An Integrated Approach." ("Fisiología humana: un enfoque integrado").

Estiramiento contra la pared

Para estirar el nervio mediano, coloca la palma de la mano contra una pared estable, con el brazo extendido y paralelo al suelo. Separa los dedos apuntando hacia afuera. Después gira el tronco intentando alejarlo de la pared, manteniendo recto el codo y la mano en contacto con la pared; el hombro debe sentirse ligeramente estirado y producir una sensación de estiramiento en el codo y antebrazo. Mantén este estiramiento durante 30 segundos y regresa lentamente a la posición original. Repite el estiramiento entre tres y cinco veces, y no olvides hacerlo también con el lado opuesto.

Precauciones

Los estiramientos excesivos o apresurados pueden dañar tus músculos, tendones, ligamentos y nervios, por lo tanto debes estirarte con lentitud y precaución. Si exageras e irritas el nervio mediano, puedes sentir dolor, hormigueo y entumecimiento en el brazo y mano. Pregunta a un fisioterapeuta o a un quiropráctico para una demostración de estiramiento de nervio mediano contra la pared.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por sergio mendoza