Estiramientos para inducir el parto

Si tu fecha de parto prevista ya ha pasado, se puede estar creando una anticipación de dar a luz tanto si este es tu primer hijo o ya tienes experiencia en el parto. Los días hasta que nazca tu hijo pueden parecer una eternidad. Hay ejercicios de estiramiento que puedes completar para ayudar de forma natural a inducir el parto. Habla con tu doctor antes de participar en ningún tipo de estiramiento o ejercicio, sugiere la Asociación Estadounidense del Embarazo (American Pregnancy Association).

Pelota de ejercicio

Usa una pelota de ejercicio para ayudar a inducir el parto. Estas pelotas pueden comprarse en tu tienda local de artículos deportivos. Siéntate en el centro de la pelota de ejercicio; mantén los pies planos en el suelo con las rodillas dobladas. Usa tus pies para rodar adelante y atrás por una habitación. Quizás también puedas botar simplemente arriba y abajo en la pelota. Las matronas creen (de acuerdo con "Your Best Birth", escrito por Ricki Lake, Abby Epstein y Jacques Mortiz) que este ejercicio puede ayudar a mover al bebé en su posición para el parto. Completa un estiramiento con la pelota durante 10 minutos, tres veces por semana, a través de tu embarazo. Esto también puede fortalecer tus músculos abdominales y los de la parte inferior de tu espalda, de acuerdo con el Centro Médico Peninsula Regional (Peninsula Regional Medical Center).

Sentadillas

Realiza sentadillas a lo largo de un embarazo saludable. Se cree que las sentadillas también ayudan a poner a tu bebé en posición para el parto. Quédate de pie, con tus pies posicionados separados a la anchura de los hombros, y tu espalda recta. Dobla despacio tus rodillas tan lejos como puedas cómodamente sin que las rodillas sobrepasen un ángulo de 90 grados. Mantén esta posición durante cinco segundos. Relájate y repite. Completa un set de 20 repeticiones.

Estiramientos de Kegel

Realiza estiramientos de kegel. Los estiramientos de kegel están diseñados para ayudar a apretar y tonificar tus músculos del suelo pélvico. Tus músculos kegel son los que ayudan a controlar el flujo de orina. Aunque no está probado científicamente, muchas embarazadas creen que realizar ejercicios de kegel en altas repeticiones puede ayudar a iniciar las contracciones. Ponte con los pies planos en el suelo y la espalda contra una pared. Contrae tus músculos kegel y después relájalos. Completa 100 ejercicios de kegel. Estos estiramientos se pueden hacer durante todo tu embarazo.

Otras consideraciones

Ejercita tus piernas. Mover tus piernas, incluyendo caminar y subir escaleras, puede ayudar a que ejerzas presión en tu cérvix, lo que puede causar dilatación. Ejercitar y estresar tus piernas también puede ayudar a tu bebé a descender y ponerse en posición para el parto. Las tareas simples (como caminar para ir a por el correo, comprar comestibles o caminar por casa) también se cree que ayudan a inducir el parto. Nadar también puede ser beneficioso. El ejercicio y el estiramiento son una parte importante de un embarazo, para ayudar a la mamá y el bebé a seguir sanos. La Academia Nacional de Medicina Deportiva (National Academy of Sports Medicine) recomienda de 15 a 30 minutos de ejercicio, de tres a cinco días por semana. Esto depende en gran medida del nivel de forma física de la madre, la discreción de tu doctor y si tienes un embarazo de alto riesgo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por natalia navarro