Estiramientos dinámicos para los isquiotibiales

Los ejercicios de estiramiento mejoran tu flexibilidad, que no es otra cosa que la amplitud de movimiento de músculos y articulaciones. Los estiramientos preparan tu cuerpo para el entrenamiento, permiten moverte sin molestias, y ayudan a recuperarte después de entrenar. Hay diferentes tipos de estiramientos para diferentes propósitos. Los estiramientos dinámicos se realizan en movimiento; deben considerarse como parte del calentamiento antes de un entrenamiento o competencia deportiva. Algunos músculos son más susceptibles a la tensión crónica que otros. Los isquiotibiales, que forman la parte posterior de los muslos, son propensos a la rigidez, y se benefician con estiramientos dinámicos antes de entrenar.

Estiramiento de los isquiotibiales

Este ejercicio requiere de una banda o una toalla como resistencia; estira los músculos isquiotibiales y alivia la rigidez. Acuéstate de espaldas, con una pierna flexionada a 45 grados y el pie plano sobre el piso. Extiende la otra pierna, colocando la banda o toalla alrededor de la planta del pie. Sostén los extremos de la banda con las manos. Comienza el estiramiento levantando la pierna extendida hacia el techo sosteniendo los extremos de la banda o la toalla. El estiramiento se intensifica a medida que tu pierna se eleva más. Continúa bajando la pierna al piso. Completa de 10 a 15 repeticiones, y repite el ejercicio con la otra pierna.

Manos y pies

Este estiramiento es frecuente entre los ejercicios deportivos donde la rigidez de los isquiotibiales es común. Dobla tu cuerpo hacia adelante desde la cintura, colocando las manos y los pies en el suelo a una distancia cómoda. Mantén los brazos y las piernas extendidas durante todo el ejercicio. Levanta las caderas hacia el techo y contrae el abdomen para evitar arquear la espalda. Comienza a avanzar hacia adelante con las manos, alrededor de cuatro "pasos". Mantén tu posición y continúa el ejercicio caminando con los pies hacia adelante hacia tus manos. Continúa caminando alternando los brazos y las piernas. Trabaja durante 60 segundos.

Balanceo de piernas parado

Este ejercicio estira los músculos isquiotibiales y mejora la coordinación. De pie con las piernas separadas al ancho de hombros, con una mano en tu cadera y la otra agarrándote de una barra o el respaldo de una silla, comienza estirando y levantando una pierna hasta la altura de tu cadera en un movimiento controlado. Continúa el ejercicio bajando la pierna y llevándola detrás de tu cuerpo. Flexiona el pie mientras levantas la pierna para aumentar el estiramiento. Repite de 10 a 15 veces, y luego cambia a la otra pierna.

Más galerías de fotos



Escrito por luann voza | Traducido por sergio mendoza