Estiramientos del muslo

Estirar los músculos mejora la flexibilidad, la amplitud del movimiento y contribuye a prevenir lesiones. Si los músculos de los muslos están demasiado tensos, es posible que se lesionen durante el ejercicio o la realización de actividades cotidianas. El estiramiento también puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de los espasmos musculares y calambres. Consulta con tu médico antes de estirar los muslos si has sufrido recientemente una lesión o si tienes problemas en tus caderas.

Muslos internos

El estiramiento de los muslos internos trabaja los músculos cerca de la ingle que no suelen moverse en toda su amplitud de movimiento. Siéntate en el piso con las rodillas dobladas hacia los costados y las plantas de los pies apoyadas una contra la otra. Inclínate un poco hacia adelante para agarrar tus pies, y empuja las rodillas hacia el suelo y los lados, permitiendo que tus muslos se abran hasta que sientas un leve estiramiento desde la rodilla hasta la ingle. Empuja la parte superior del cuerpo hacia las piernas para sentir un estiramiento más profundo a medida que aumenta tu flexibilidad. También puedes hacer este ejercicio acostado boca arriba con las piernas en la misma posición.

Cuadríceps

Los cuadríceps a lo largo de la parte superior del muslo pueden quedar doloridos y acalambrados por el ejercicio. Estirarlos con frecuencia ayudará a reducir la tensión y facilitará tus movimientos. Acuéstate de costado con un brazo debajo de la cabeza, y dobla la pierna de arriba hacia las nalgas, sosteniendo el pie con la mano libre. Jala hacia atrás la pierna con suavidad hasta que sientas tracción a lo largo de la parte superior del muslo. Cambia de lado y realiza el estiramiento con la otra pierna. Intenta este ejercicio de pie colocando una mano sobre una silla o un mostrador para un estiramiento más profundo.

Músculos isquiotibiales

El estiramiento de los músculos isquiotibiales que corren por la parte posterior de los muslos ayuda a reducir el riesgo de lesiones, especialmente al practicar deportes y participar en otros tipos de ejercicio de alta intensidad. Acuéstate boca arriba con las rodillas ligeramente flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Estira una pierna y levántala con el pie apuntando hacia el techo hasta que sientas un ligero estiramiento a lo largo de la parte posterior del muslo. Sujeta la parte posterior de la rodilla de apoyo si es necesario. Regresa a la posición inicial y jala suavemente la rodilla doblada hacia el pecho para estirar los isquiotibiales y la espalda baja.

Frecuencia

Estirar los músculos de los muslos al menos una vez al día ayuda a relajar los músculos y a elongarlos con el tiempo. Mantén cada estiramiento de cinco a 10 segundos para permitir que los músculos se estiren plenamente. Estírate al despertar y antes de irte a la cama para permanecer cómodo durante todo el día y mientras duermes. Para evitar calambres y lesiones, debes estirarte antes y después del calentamiento y el enfriamiento cuando hagas ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por sergio mendoza