Estiramientos del músculo braquiorradial

El músculo braquiorradial o supinador largo, pasa a través de la articulación del codo, uniendo la parte superior e inferior del brazo. El supinador largo trabaja para flexionar el codo cuando tus pulgares señalan hacia adelante o hacia arriba, como para hacer hammer curls (rizos de martillo). El supinador largo también participa en el movimiento de la palma hacia arriba o al hacer rizos con la palma hacia abajo, actuando al mismo tiempo para hacer girar el antebrazo hasta la otra posición, girando la palma hacia arriba si se ha iniciado hacia abajo, o viceversa. Estas acciones múltiples en la misma articulación hacen que mover el supinador largo sea un desafío al sentido común

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 2 almohadas

Instrucciones

  1. Acuéstate boca arriba en la cama con una almohada debajo de la cabeza. Coloca la otra almohada sobre el pecho.

  2. Dobla el brazo izquierdo y déjalo caer sobra la almohada, con el antebrazo sobre el pecho. Estira el brazo derecho hacia fuera, apoyado sobre la parte superior de tu brazo izquierdo.

  3. Gira tu brazo derecho para que el pulgar apunte hacia arriba. Permite que la muñeca se mueva hasta que el pulgar apunte en sentido opuesto. Debe sentir un estiramiento a lo largo del antebrazo, en el músculo supinador largo.

  4. Mantén este estiramiento de 15 a 30 segundos, respirando normalmente. A continuación, repite en el otro lado.

    Estiramiento de pie

  1. Estira tu brazo derecho y forma un puño. Agarra su puño derecho con la mano izquierda.

  2. Gira el brazo derecho hasta que el pulgar apunte hacia tu cuerpo.

  3. Mantén el brazo estirado mientras que doblas suavemente su muñeca derecha con la mano izquierda. Este es el mismo movimiento que harías durante el rizo de muñeca, con lo que la palma se acerca más hacia el antebrazo, aunque lo hagas desde una posición poco usual.

  4. Mantén este estiramiento de 15 a 30 segundos, respirando normalmente, y luego repite en el otro costado.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por sergio mendoza