Estiramiento de rutina para mejorar el swing de golf y la flexibilidad

Ya en sus años 70, la leyenda del golf Sam Snead sorprendía a las multitudes: estando de pie levantaba una de sus piernas por encima de su cabeza. La flexibilidad de Snead le ayudaba a poseer uno de los swings más largos y fluidos en la historia del juego. Snead estaba dotado naturalmente con articulaciones flexibles y músculos elásticos, pero tú puedes lograr mayor flexibilidad y prolongar tu swing de golf con una rutina de estiramientos. Esta flexibilidad te recompensará con un swing más poderoso y con menos dolor y tensión provocados por el golf.

Deja que la sangre fluya

Podrás disfrutar de mayor flexibilidad si te estiras cuatro o cinco veces a la semana durante unos 15 minutos antes de jugar y en tus días de descanso. Siempre debes calentar tu cuerpo antes de empezar a estirarte. De cinco a 15 minutos de ejercicio aeróbico ligero aumentarán el flujo de sangre a los músculos y los dejarán listos para el estiramiento. Sin este periodo de calentamiento, no sólo vas a encontrar difícil estirarte, sino que te arriesgas a tensar y desgarrar tus músculos. Camina, monta en bicicleta o baila un poco antes de empezar a estirarte.

Isquiotibiales saludables

Si los músculos posteriores de las piernas, llamados isquiotibiales están tensos, te impedirán adoptar y mantener una postura correcta durante la ejecución del swing. Para aflojar los músculos isquiotibiales, siéntate en el borde de un banco con una pierna colgando y la otra extendida sobre el banco. Es posible que sientas un ligero tirón en la parte posterior de tu pierna en esta posición. Si no es así, inclínate despacio sobre la pierna recta hasta que experimentes un leve tirón. Mantén este estiramiento durante 15 segundos. Repite el ejercicio cinco veces.

Gira al gritar... de dolor

El esfuerzo de flexión y giro al ejecutar el swing te puede dejar con los músculos de la espalda baja rígidos. Para aflojarlos, ponte a gatas en el piso para hacer el estiramiento de gato/vaca. Mira hacia el suelo para mantener el cuello en posición neutral. Arquea la espalda hacia el techo y sostenla de 20 a 30 segundos; luego presiona tu espalda hacia abajo y sostenla entre 20 y 30 segundos. Realiza dos veces este estiramiento. Para mantener flexibles los músculos laterales del torso, párate derecho con los pies separados al ancho de las caderas. Levanta un brazo recto por arriba de tu cabeza e inclina la espalda alejándola del brazo. Debes sentir un estiramiento en el costado. Mantén la posición durante 30 segundos y repite del otro lado.

Haz el swing libremente

Durante el swing, los brazos deben moverse libremente por todo el torso. Para ello requieres flexibilidad en tu pecho y hombros. Para relajar los músculos pectorales párate ante una puerta abierta. Extiende los brazos hacia los lados, para apoyarte en el marco de la puerta o en la pared de los lados. Inclínate hacia delante lo más que puedas. Mantén este estiramiento durante 20 segundos. Para aflojar los hombros y el manguito rotador, agarra con una mano un palo de golf por el centro con las palmas de la mano hacia arriba y sostenlo frente a ti. Gira lentamente el palo hasta colocar palmas hacia abajo; hazlo 10 veces y repite con el otro brazo.

Más galerías de fotos



Escrito por david raudenbush | Traducido por sergio mendoza