Estiramiento antes de ingresar a la piscina

La natación es un ejercicio aeróbico que incrementa el ritmo cardíaco y moviliza los grupos musculares grandes. Con el fin de preparar tus músculos para la actividad, es útil calentarlos y estirarlos. Bien sea que vayas a ingresar a la piscina para un entrenamiento enfocado o para nadar de forma relajada, es importante entender cómo puedes preparar sus músculos y articulaciones de la mejor manera posible.

Beneficios

Los estiramientos realizados antes del ejercicio pueden fortalecer los músculos y huesos, y ayudar a prevenir lesiones, de acuerdo a la National Kidney Foundation. Esta actividad también incrementa la flexibilidad y ayuda a tus músculos a relajarse antes del ejercicio. Antes de nadar, es especialmente importante estirar los músculos de las piernas y los hombros.

Calentamiento

El calentamiento antes del ejercicio es una actividad separada del estiramiento, pero también es importante. Este ayuda a incrementar el ritmo cardíaco y elevar la temperatura corporal. De acuerdo a KidsHealth.org, elongar los músculos en frío puede causar que estos distiendan y desgarren, así que debes calentar antes de estirar haciendo los mismos ejercicios, pero a un ritmo más lento. Para calentar para la natación competitiva o de ritmo lento, haz un poco de nado estilo libre seguido de un estiramiento en la piscina.

Recomendaciones

Cuando estés estirando, mantén la elongación de 10 a 30 segundos para alargar el músculo lo suficiente. Para la natación, puedes estirar la musculatura de tus brazos y hombros haciendo movimientos como los de un molino de viento en direcciones opuestas, o aplaudiendo con las manos al frente del torso y luego directamente detrás de ti. United States Masters Swimming Inc. también recomienda que ubiques los brazos a los lados con los codos doblados en un ángulo de 90 grados y después los rotes hacia atrás tanto como puedas, al mismo tiempo que tratas de unir las escápulas.

Consideraciones

Para llevar la máxima cantidad de oxígeno a tus músculos y articulaciones, respira a lo largo de los estiramientos, en lugar de contener el aliento. Si cualquiera de los estiramientos comienza a doler, detente inmediatamente y tratar de estirar otra parte el cuerpo, o de hacer un ejercicio de elongación diferente. Deberás sentir alargamiento y tensión, pero no dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por jhonatan saldarriaga