¿El estiramiento excesivo puede causar una sensación de ardor en las piernas?

Casi todos han oído que deberían "sentir calor" cuando hacen ejercicio, pero si el calor se debe a un estiramiento excesivo, nunca es un buen signo. Estirar demasiado puede causar ardor en tus piernas, así como también en cualquier parte de tu cuerpo, y si continúas con la actividad, puedes terminar con alguna lesión muscular complicada.

Estiramiento con lesiones

Tu médico te puede haber recomendado estiramientos saludables y seguros por una lesión particular. El estiramiento suave puede ayudar a aflojar los músculos tensos que frecuentemente están asociados con una lesión como un esguince o una distensión muscular. Pero si estiras demasiado, puedes hacer que la lesión empeore o que se lesione el músculo. Si sientes ardor cuando tratas de estirar un músculo, deja de estirar inmediatamente.

¿Qué causa el ardor?

Tus músculos comienzan a arder cuando se los estira de forma excesiva, y puede ser que los músculos o el tejido conector que los rodea (incluyendo ligamentos y tendones) se encuentren incómodos. Si sientes ardor, seguramente es un signo de que estás estirando demasiado. El ardor repentino acompañado por estallidos o roturas podría indicar un esguince o distensión. Si el ardor se es lento y estable, es más probable que sólo hayas extendido demasiado tus músculos.

Por qué no deberías estirar de forma excesiva

El estiramiento te puede ayudar a mantenerte flexible y más ágil, haciendo que te resulte más fácil el entrenamiento diario. Pero si lo haces de forma exagerada, puedes terminar marginado e incapaz de entrenar. El estiramiento excesivo podría lesionar el tejido muscular, causando dolor e inflamación. También puede que sea doloroso hacer ejercicio al punto tal que simplemente evites hacerlo, resultando en rigidez muscular que a menudo es característico de un estilo de vida sedentario. También puedes causar serias lesiones como desgarros de músculo, tendón y ligamentos.

Cómo hacerlo lentamente

Estirar músculos fríos puede aumentar tus posibilidad de mantener una lesión, por lo tanto, caliéntalos primero caminando, andando en bicicleta o incluso saltando a la soga por cinco a 10 minutos. Comienza con estiramientos suaves como poses de yoga, luego realiza gradualmente estiramientos más difíciles. No fuerces el estiramiento, particularmente utilizando tus manos o una pieza de ayuda del equipamiento para entrenar. Si no puedes llegar naturalmente a una posición, probablemente no sea un estiramiento seguro.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por aldana avale