¿El estiramiento ayuda a reducir el dolor?

La mayoría de los profesionales en entrenamiento físico y cualquier persona que ha entrenado duro y luego realizó un estiramiento, acuerdan con que el estiramiento puede reducir, si no es que elimina totalmente, la rigidez y el dolor muscular. Un meta-estudio de 2011, publicado en la Cochrane Database of Systematic Reviews parecería desmentir eso, advirtiendo que el estiramiento no prevé reducciones "clínicamente significativas" del dolor muscular. Pero si lees la letra pequeña, verás que los investigadores encontraron una reducción del dolor estadísticamente significativa debido al estiramiento; dijeron que las reducciones no cumplieron con sus criterios de significación clínica.

Pero espera, ¡hay más!

El estiramiento regular -y los resultantes incrementos en la flexibilidad- proporciona una serie de beneficios. El estiramiento aumenta la circulación, puede ayudar a realinear los desequilibrios musculares, aumenta el rango de movimiento y reduce el riesgo de dolores constantes y dolores debido a una mala postura o tensión muscular. El aumento del rango de movimiento, en particular, también puede ayudar a mejorar tu rendimiento deportivo y reducir tu riesgo a lesionarte.

No todos los estiramientos son iguales

Dos tipos distintos de estiramiento están disponibles para el deportista que no requiere ayuda: el estiramiento estático, en el que mantienes un estiramiento durante 10 a 60 segundos y el estiramiento dinámico, en el que realizas ejercicios como círculos con los brazos y balanceos con las piernas que imitan a los ejercicios que estás por comenzar a hacer. Aunque varias organizaciones profesionales han desacreditado el mito de que el estiramiento estático antes de hacer ejercicio puede conducir a una lesión, también advierten que puede conducir a la disminución de la potencia y el rendimiento en algunos deportes. El estiramiento dinámico antes de hacer ejercicio y el estiramientos estático después, sigue siendo la norma general.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por maría echenique