Cómo estimular la hormona del crecimiento

La hormona del crecimiento humano, HGH, afecta al desarrollo y al proceso de curación. Los niños pequeños con niveles de hormona de crecimiento bajos en general no pueden alcanzar el peso y la estatura normal. Los adultos ancianos con deficiencia de HGH a menudo tienen dificultad para conservar el peso corporal y la densidad ósea. Ambos grupos experimentan una pérdida en la resistencia muscular y un cambio en la salud mental. Sin embargo, las intervenciones farmacológicas y de comportamiento pueden estimular los niveles de HGH de forma segura.

Inyecciones de hormonas

Las inyecciones de HGH recombinante, una hormona del crecimiento sintética, pueden aumentar los niveles de HGH endógena. Por lo tanto a menudo se prescribe la terapia de reemplazo hormonal con hormonas del crecimiento a diario en pacientes con deficiencia de HGH. Un estudio de 2010 publicado en la revista médica "Metabolism" observó las consecuencias de este tratamiento en adultos con deficiencia de HGH. Los pacientes que recibieron inyecciones de la hormona del crecimiento tuvieron menos grasa corporal y redujeron los niveles de azúcar en sangre en relación con aquellos que no recibieron tratamiento. Ésto demuestra que la terapia con HGH mejora la composición corporal y el metabolismo del azúcar en pacientes con deficiencia de la hormona del crecimiento.

Fármacos

Los medicamentos estimulantes, denominados liberadores de HGH, los niveles de la hormona del crecimiento también se incrementan. A diferencia de la HGH recombinante, los pacientes pueden tomar medicamentos estimulantes por vía oral y usarlos todas las semanas. Un ensayo publicado en 2007 en la revista "Endocrinology" realizó pruebas con el fármaco experimental PEG-T3C. Los químicos alteraron esta forma de la hormona del crecimiento, de manera que se mantuvo activa en el cuerpo ocho veces más que la HGH recombinante. En el estudio de 2007, las ratas que recibieron PEG-T3C cada tres días experimentaron aumentos comparables en el peso corporal de la misma forma que las que recibieron HGH todos los días. Con tales fármacos, los pacientes con deficiencia de HGH pueden reducir el número de inyecciones dolorosas que requieren por la terapia de reemplazo hormonal.

Vitaminas

La ingesta dietaria también puede estimular el crecimiento de los niveles hormonales. Algunas vitaminas, minerales y alimentos pueden incrementar los niveles de HGH, y por lo tanto aportan efectos positivos. Un estudio de 2010 publicado en "Journal of Pediatric Endocrinology & Metabolism", evaluó el impacto de un programa nutricional en niños con deficiencia de HGH. Estos niños eran muy pequeños en relación con la estatura y el peso normal de los niños de su edad, pero pudieron beneficiarse con el programa, que incluía la ingesta de suplementos de zinc, hierro y vitamina A. Los efectos fueron menores que los que se detectaron en otros niños que recibieron tratamiento con HGH recombinante. Sin embargo, los niños con el tratamiento dietario experimentaron aumentos significativos en la altura y el peso. De ese modo, un pequeño cambio en el comportamiento puede tener un gran impacto en la salud.

Ejercicios

Otra intervención del comportamiento, el ejercicio físico, puede aumentar los niveles de la hormona del crecimiento natural. Un informe de 2010 publicado en "Clinical Endocrinology" observó la respuesta de HGH ante la actividad física en adultos sanos y en obesos. Estos sujetos primero realizaron una intensa sesión de ejercicios. Esta sesión aumentó los niveles de HGH en ambos grupos, pero más aún en los adultos sanos. Los individuos obesos luego se sometieron a un protocolo de reacondicionamiento de 4 semanas de duración. Al final del protocolo, volvieron a realizar una sesión intensa de ejercicios. El entrenamiento de resistencia no generó ningún efecto sobre la respuesta de la hormona del crecimiento ante el ejercicio físico, pero el entrenamiento de resistencia combinado con el entrenamiento de fuerza aumentaron los niveles de HGH. Estos resultados sugieren que la obesidad altera el sistema hormonal del cuerpo y que ciertos tipos de ejercicios pueden rectificar este cambio.

Más galerías de fotos



Escrito por tomas linnaeus | Traducido por vanesa sedeño