Estilos parentales y apego infantil

La forma en la que los padres responden a las necesidades de su bebé, la disciplina y la forma en la que tratan a su hijo generalmente cae en una de cuatro categorías de crianza, que fueron introducidas por primera vez por Diana Baumrind en 1967 y posteriormente ampliadas en 1983 por Maccoby y Martin. Estos niños desarrollan ciertos sentimientos, comportamientos y varios grados de apego hacia sus padres que pueden afectar la relación con su familia y amigos, su autoestima y competencia social por el resto de sus vidas.

Autoritativo

La psicóloga Dra. Gwen Dewar dice en su artículo del año 2010 en "Parenting Science" (Ciencia de la paternidad) que el estilo parental autoritativo es considerado como el más deseable. Los padres autoritativos son cálidos y cariñosos con su hijo y a la vez mantienen el control y tienen reglas y directrices establecidas que toman en cuenta las necesidades y los deseos de su hijo. Los niños con padres autoritativos suelen tener un apego seguro. Si se separan de sus madres, los niños las buscarán y podrán ser consolados por ellas cuando se sienten molestos. Los niño se sienten cómodos explorando territorios nuevos y la psicóloga Dra. Leslie Becker-Phelps dice en "Psychology Today (Psicología hoy) que esos niños a menudo llegan a ser adultos seguros y responsables.

Autoritario

La Dra. Dewar advierte que los padres que siguen un estilo autoritario son muy exigentes y controladores, a menudo castigando a sus pequeños sin motivo ni lógica. Los niños de padres autoritarios suelen tener un apego evasivo o ambivalente, por lo que no buscan a sus madres para pedir consuelo, o si lo hacen, estos no se tranquilizan e incluso pueden mostrar enojo hacia sus madres. Estos bebés a menudo se convierten en personas sumisas y dependientes o rebeldes y frías.

Indulgente

Dewar describe a los padres indulgentes como amorosos y cálidos, pero advierte que estos también suelen inclinarse a complacer a sus hijos. Estos responden rápidamente a las necesidades emocionales y físicas de sus hijos, además de concederles mucha libertad y evitar castigarlos. Los niños de este tipo de padres tienen un apego seguro siendo pequeños pero a menudo crecen prestando poca atención a las reglas y no son tan asertivos y seguros como los niños de los padres autoritativos.

Negligente

El estilo parental negligente es considerado como el peor de los estilos parentales, y por buenos motivos. El psicólogo Joseph Lao describe a estos padres en su artículo de "Parenting Literacy" (Alfabetización parental) como personas que ven a sus pequeños como una carga y muestran poco interés en criarlos. Estos padres no establecen reglas para sus niños y no son amorosos ni afectivos con ellos. Al igual que los niños de los padres autoritarios, estos bebés suelen tener comportamientos que muestran una combinación de apego evasivo y ambivalente e incluso pueden comportarse como si estuvieran deprimidos. Tristemente, Lao dice que estos bebés a menudo tienen problemas psicológicos y del aprendizaje al crecer.

Más galerías de fotos



Escrito por carly seifert | Traducido por juliana star