Estilos del clásico vestido negro

Un vestido negro es un básico del guardarropa de una mujer. Ese ítem puede servir fácilmente tanto para ocasiones sociales como de negocios, siempre y cuando sea el vestido correcto. Los accesorios funcionan de varias maneras con un vestido negro, convirtiéndolo en un aliado seguro de la moda

Forma de manzana

Usa un vestido que defina y de un efecto de cintura chica. Los vestidos con cinturón o fruncidos ayudan a obtener ese resultado. Si tus piernas son tu punto fuerte, usa un vestido corto. Los vestidos de corte princesa son ceñidos en el busto y simulan una silueta lineal de la cintura para abajo. Los vestidos negros cuya tela en la unión de ambos costados, tanto de la parte trasera y delantera, son de diferente material o brillo dan la ilusión de curvas.

Forma de pera

Usa vestido de tiras para hacer que tus hombros parezcan más anchos que la cintura o caderas. Los vestidos sueltos desde la cintura para abajo ayudan a resaltar la parte superior de tu cuerpo. Un vestido negro con mangas prominentes o un collar despampanante, sirven para desviar la atención de las caderas anchas.

Forma de reloj de arena.

Elige un vestido con cuello en forma de V o redondo para dirigir la atención hacia abajo y resaltar así la cintura. Usa un vestido al cuerpo que siga tus contornos naturales para resaltar busto y cadera. Acentúa el contorno de la cintura con un vestido ceñido en la zona del vientre. Un vestido de corte cruzado, exhibe las curvas femeninas y resalta una cintura pequeña.

Forma de rectángulo

Si no tienes un cuerpo muy curvilíneo, usa un vestido que acentúe tu femineidad dejando los hombros afuera, mostrando más las piernas o dirigiendo la atención a tu busto. Promueve la ilusión de curvas con la ayuda de pliegues, vuelos y ondas en la tela, estratégicamente puestas alrededor del busto y la cadera. Un vestido en forma de A aumenta el interés al área de los hombros y la parte inferior, al sobresalir, contornea la forma del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por a. scott walton | Traducido por liz mancilla