Estilo de vida saludable para mujeres

Muchas mujeres ponen la salud y el bienestar de los demás antes que los propios, por lo que formar un estilo de vida saludable les permite cuidar de todo el mundo sin sacrificio personal. El cuidado de sus necesidades personales también es un buen ejemplo para los miembros de la familia y crea oportunidades para participar en actividades positivas. Las horas de comida, la actividad física, el descanso y la relajación de todo ofrecen oportunidades para que las mujeres tomen decisiones saludables.

Control de peso y dieta

Las mujeres tienden a almacenar grasa más fácilmente que los hombres. La Office of the Surgeon General informa que mantener un peso saludable reduce el riesgo de enfermedades como la depresión, la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y cáncer de mama. En lugar de quedar atrapada en un ciclo con riesgo de aumento de peso y dietas drásticas, sigue una dieta equilibrada diaria. Come más granos enteros, verduras, frutas, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras, pescados y mariscos y menos alimentos con altos niveles de colesterol, grasas saturadas y grasas trans.

Ejercicio

El U.S. Department of Health and Human Services informa que puedes aumentar los beneficios de salud para el corazón, los pulmones, los huesos y los músculos con más ejercicio. El ejercicio también contribuye a controlar el peso. Encuentra un compañero para caminar, tomar una clase aeróbica o disfrutar de tu interés en los deportes. Un buen programa de mantenimiento incluye 30 minutos de actividad cardiovascular al día, además de entrenamiento con pesas o ejercicio con bandas elásticas dos veces a la semana.

Alivio del estrés

Las mujeres que permanecen ocupadas con asuntos laborales y familiares pueden pasar por alto el tiempo de relajación, permitiendo que las hormonas del estrés se hagan cargo y creen problemas de salud. El estrés no liberado puede causar depresión, hacerte comer en exceso, sufrir de irritación de la piel y trastornos menstruales. El control del estrés puede ser tan simple como tomarse un tiempo de quietud regularmente a solas. Una rutina diaria de estiramiento, yoga, Pilates o una fecha telefónica semanal con un amigo representan formas saludables para desahogarte.

Sueño adecuado

El sueño es otro ámbito en el que muchas mujeres no logran lo que necesitan, especialmente aquellas con niños pequeños. Si te encuentras cada vez olvidadiza o tienes atracones de aperitivos, es posible que necesites dormir más. La National Sleep Foundation señala que el sueño ininterrumpido de siete a nueve horas ayuda en los procesos de memoria y el control del apetito, así como repone las reservas de energía del cuerpo para la actividad del día siguiente.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por natalia pérez