Los esteroides y la osteopenia

El efecto de los esteroides en los huesos.

Los pacientes pueden ser medicados con esteroides glucocorticoides para una variedad de condiciones de naturaleza inflamatoria. Las enfermedades más comunes que los médicos tratan con glucocorticoides incluyen el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica,la artritis reumatoide, el lupus, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Los médicos también recomiendan estos medicamentos para algunos pacientes que han tenido un trasplante de órganos o de médula ósea. Los médicos pueden recetar esteroides a corto plazo para los brotes agudos o tratamiento farmacológico a largo plazo para los problemas crónicos. Los efectos secundarios tales como la osteopenia, o la reducción de la densidad ósea, es más probable con regímenes a largo plazo.

¿Cómo afectan los esteroides a la masa ósea?

Los esteroides se pueden administrar de muchas formas. Se pueden tomar por vía intranasal, por la nariz; inhalados en los pulmones, por vía oral; por ingestión de píldoras o en forma líquida; mediante una inyección en el torrente sanguíneo; o inyectados en las articulaciones. Tipos comunes de esteroides incluyen a la prednisona, dexametasona y fluticasona.

El uso de dosis moderadas a altas de esteroides puede llevar a una pérdida de masa ósea llamada osteopenia y un mayor riesgo de fractura. El uso de esteroides también puede causar necrosis avascular u osteonecrosis, lo que lleva a la muerte del hueso. Las dosis más altas y de mayor duración aumentan el riesgo de estas complicaciones. Tanto la masa ósea trabecular o esponjosa, como la cortical, o compacta, se ven afectadas por los esteroides; sin embargo, el hueso trabecular sufre en mayor medida.

Los esteroides también trabajan en ambos de los dos tipos de células: los osteoblastos en el hueso, que producen nueva masa ósea, y los osteoclastos, que remodelan la masa ósea existente. Las drogas causan cambios en la absorción del calcio en los intestinos, lo que aumenta el deterioro de los huesos. Los esteroides también interfieren con la producción de las hormonas sexuales estrógeno y testosterona, reduciendo los niveles corporales. Las alteraciones inducidas por esteroides en el tejido muscular pueden causar menos fuerza en los huesos, lo que aumenta el desgaste de los mismos.

Los pacientes en regímenes de uso crónico de esteroides deben ser evaluados periódicamente por la disminución de la densidad mineral ósea. Los médicos suelen utilizar un escáner DEXA, que significa la absorciometría de rayos X de energía dual, en la evaluación.

Tratamientos complementarios

El tratamiento de la pérdida ósea inducida por esteroides por lo general incluye modificaciones del estilo de vida, suplementos de calcio y vitamina D, y la administración de diuréticos tiazídicos, bifosfonatos, esteroides sexuales, fluoruro y calcitonina. Las modificaciones del estilo de vida incluyen la realización de ejercicios regulares de levantamiento de pesas para ayudar a estimular el aumento de la densidad mineral ósea por medios mecánicos. A los pacientes también se les recomienda dejar de fumar y beber alcohol.

Se requiere suficiente calcio y vitamina D para aumentar la densidad ósea. Los diuréticos tiazídicos como la hidroclorotiazida o HCTZ, mejoran la absorción intestinal de calcio y disminuyen la excreción mineral en la orina. El reemplazo hormonal y los esteroides anabólicos estimulan aumentos en la densidad mineral ósea. Estos tratamientos son particularmente útiles en las mujeres post-menopáusicas. Los bisfosfonatos son medicamentos que inhiben la resorción del cuerpo del calcio y la mineralización del recambio óseo lento. La calcitonina es una medicación administrada en forma de inyección o aerosol nasal que inhibe los osteoclastos y la resorción ósea y por lo tanto, la facturación también. El fluoruro puede ser recetado para compensar la pérdida ósea inducida por corticoides.

El reconocimiento y el tratamiento temprano pueden ayudar a prevenir las complicaciones del uso de esteroides. Si se producen fracturas, son más comunes en la muñeca, la cadera o la columna vertebral. El tratamiento de la fractura es por lo general no quirúrgico para la muñeca y la columna vertebral. Las fracturas de cadera generalmente requieren cirugía, al igual que fracturas más complejas de la muñeca y de la columna.

Foto: John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por gregory waryasz, md, cscs
Traducido por sofia loffreda