La estenosis espinal y bicicletas reclinadas

La estenosis espinal ocurre cuando la columna vertebral se estrecha y comprime los nervios. La condición suele ocurrir en el cuello o la espalda baja. Los síntomas de la estenosis espinal pueden incluir entumecimiento o dolor en la espalda, cuello, hombros, brazos o piernas. Cuando las compresiones se realizan en el cuello, es posible que no experimentes ningún síntoma. Según Mayo Clinic, el ejercicio y los medicamentos para reducir el estrés a menudo pueden aliviar los síntomas. La cirugía puede ser necesaria si el dolor es incapacitante y los remedios caseros no han ayudado.

Lo básico

Una bicicleta estática reclinada proporciona un ejercicio aeróbico de bajo impacto, que también puede mejorar tu base y músculos de las piernas para añadir más apoyo a la espalda debilitada. Una bicicleta reclinada está diseñada para pedalear con los pies extendidos hacia adelante, evitando aún más la presión sobre tu espalda. El asiento normalmente es más ancho que los que se encuentran en las bicicletas estáticas verticales y viene con un respaldo para proporcionar apoyo adicional. La resistencia en bicicletas reclinadas se puede modificar para proporcionar entrenamientos cardiovasculares o para fortalecer los músculos. Muchas bicicletas vienen equipadas con monitores para ver las millas recorridas y el número de calorías quemadas.

Consideraciones

Debes consultar con tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios, especialmente uno especializado en la médula espinal. Mientras que una bicicleta reclinada ofrece la menor cantidad de estrés en tu espalda, la estenosis espinal puede ocurrir en muchas áreas de la columna vertebral y es necesario tener autorización médica antes de intentar un ejercicio para mitigar tus síntomas. Además, el médico puede controlar tu ritmo cardiaco si utilizas un modelo con un monitor de ritmo cardiaco incorporado, para asegurarte de que el ejercicio no añada más estrés a tu cuerpo ni te excedas de los objetivos máximos de la frecuencia cardiaca.

Seguridad

Una bicicleta reclinada es una alternativa de ejercicio seguro, porque el asiento es bajo hacia el suelo y puede prevenir futuras lesiones en la espalda si pierdes el equilibrio durante el entrenamiento. Mayo Clinic informa que es fundamental para tu recuperación que no incurras en un mayor perjuicio a la columna vertebral. Llevar exceso de peso también es peligroso si tienes estenosis espinal. El ejercicio aeróbico riguroso en una bicicleta puede ayudarte a perder peso. Si en algún momento sientes dolor en la espalda, mientras montas en bicicleta, debes parar y consultar a tu médico antes de volver a montar en bicicleta.

Opción

Una vez que te sientas cómodo en una bicicleta reclinada estacionaria, tal vez después de unos meses en el gimnasio, puedes considerar la compra de tu propia bicicleta para uso doméstico. Las bicicletas reclinadas pueden encajar perfectamente en una esquina frente a la televisión o al lado de una caminadora usada por otro miembro de la familia. Además, puedes encontrar bicicletas reclinadas para su uso en carretera. Las bicicletas te permiten pedalear en la misma posición sentada con las piernas estiradas frente a ti. Según Arthritis Today, debes probar cualquier tipo de bicicleta reclinada antes de comprarla para asegurarte de que te sientes cómodo y que puedes operar de forma segura todas las características.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por gabriela nungaray