Cómo saber si te estás acercando a la menopausia

El tiempo que precede a la menopausia se llama perimenopausia que significa "alrededor de la menopausia". La perimenopausia se caracteriza por las fluctuaciones en los niveles de estrógeno, lo que afecta a la ovulación y provoca cambios en el ciclo menstrual. Las mujeres de 40 años o más, o incluso desde el final de los treintas, pueden empezar a experimentar los signos y síntomas de la perimenopausia. La duración de la perimenopausia varía, con algunas mujeres que experimentan los síntomas durante un máximo de 10 años, mientras que otras no experimentan ningún síntoma en absoluto antes de la menopausia.

Periodos irregulares

Antes de la perimenopausia, un ciclo menstrual normal se caracteriza por los niveles de estrógeno y progesterona que siguen un patrón regular. Durante la perimenopausia, los niveles hormonales se vuelven irregulares y se pueden experimentar cambios en el periodo. El sangrado puede ser más abundante o más ligero de lo normal y el número de días entre períodos puede cambiar. También puedes experimentar sangrado entre períodos o saltarte períodos por completo. Ten en cuenta que el sangrado uterino anormal puede ser un signo de otros problemas de salud. En American College of Obstetrics and Gynecology se recomienda consultar al médico si experimentas sangrado muy abundante, que dura más de lo normal, que se produce antes de cada 3 semanas, después de una relación sexual o entre períodos.

Sofocos

Los sofocos son el síntoma más frecuente entre las mujeres en la perimenopausia. En American College of Obstetrics and Gynecology se estima que hasta el 75% de las mujeres experimentan sofocos durante la perimenopausia. Un sofoco es una repentina sensación de calor intenso acompañado de enrojecimiento de la piel, sudoración y palpitaciones. Un sofoco puede durar desde unos pocos segundos a varios minutos. A menudo vienen seguidos de un escalofrío. Los sofocos que se producen por la noche perturban el sueño se llaman sudores nocturnos.

Molestia vaginal

La disminución de los niveles de estrógeno y los cambios asociados en las bacterias normalmente presentes en la vagina pueden provocar irritación y resequedad del tejido vaginal. A finales de la perimenopausia, algunas mujeres dicen sentir irritación y tener relaciones sexuales dolorosas. Los humectantes de venta libre y los lubricantes pueden aliviar estos síntomas en muchas mujeres. Consulta con tu médico acerca de la prescripción de hormonas si necesitas terapia.

Otros síntomas

Otros síntomas reportados comúnmente durante la perimenopausia incluyen insomnio, trastornos del estado de ánimo y problemas del pensamiento como la falta de memoria y dificultad para concentrarse. No está claro si estos síntomas están ligados directamente a la transición a la menopausia o el envejecimiento en general.

Estilo de vida durante la transición

La práctica de un estilo de vida saludable puede ayudar a aliviar los síntomas asociados con la perimenopausia y mantenerte saludable a medida que pasas a la postmenopausia. Comer alimentos nutritivos incluyendo verduras y frutas junto con carnes magras y grasas saludables, ayuda a mantener tu peso corporal en un rango normal. El ejercicio regular, por lo menos 30 minutos de ejercicio moderado todos los días si es posible, ayuda a estabilizar el estado de ánimo y mantiene los huesos, los músculos y el corazón fuerte. Las técnicas de manejo del estrés son útiles para algunas mujeres. El National Center for Complementary and Alternative Medicine reporta que el cuidado de la mente y el cuerpo a través de practicas como el yoga, el tai chi y la acupuntura, pueden reducir la gravedad de los síntomas de la perimenopausia y la menopausia en algunas mujeres.

Más galerías de fotos



Escrito por patricia culpepper | Traducido por maria del rocio canales