¿Estar sentado hace mal a nuestros cuerpos?

Mucha gente pasa largas horas sentados frente a una computadora antes de venir a casa y sentarse por horas a ver televisión. Las horas acumuladas de estar sentado pueden incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes. Si no te sientas en una posición correcta en tu silla, el estar sentado prolongadamente también afecta tu postura. Tus isquiotibiales pueden apretarse, tirando de tu pelvis hacia adelante.

Esperanza de vida

Investigadores de la universidad de Queensland estudiando la diabetes, obesidad y estilo de vida estimaron el impacto de ver televisión sobre la mortalidad. El artículo "El tiempo para ver la televisión y una esperanza reducida de vida: una tabla de análisis de la vida", publicado en la revista británica de medicina del deporte, detalló sus conclusiones. Ellos determinaron que comparado con personas que no ven la televisión, por cada hora que ves la televisión después de los 25 años de edad, puedes esperar una reducción de 21,8 minutos de tu vida. Si ves seis horas de televisión diariamente, vivirás 4,8 años menos que una persona que no ve televisión. La raíz del problema es un estilo de vida sedentaria. De acuerdo con el estudio, aún el ejercicio regular no contrarresta los efectos negativos de estar sentado por periodos prolongados de tiempo enfrente de un televisor.

Riesgos para la salud

Estar sentado demasiado puede incrementar el riesgo para la diabetes y enfermedades cardiovasculares, de acuerdo a la investigación hecha por el centro de diabetes Leicester en la universidad de Leicester. En el estudio de E.G.Wilmot titulado "Tiempo sedentario en adultos y la asociación con la diabetes, enfermedades cardiovasculares y muerte", publicado en Diabetología en el 2012, los investigadores analizaron datos de 18 estudios, siguiendo a 794.000 individuos. Los adultos promedio pasaron del 50 al 70 por ciento de su tiempo sentados, lo cual incluye ver la televisión y trabajar. El estudio reveló que individuos que pasan la mayor parte de su tiempo sentados incrementaron su riesgo de diabetes 112 por ciento y su riesgo de enfermedades cardiovasculares un 147 por ciento.

Mujeres vs. hombres

Un estudio dirigido por Alpa Patel en la sociedad americana para el cáncer encontró que las mujeres son más afectadas por permanecer sentadas durante los ratos de ocio que los hombres. De 1993 al 2006, el equipo de Patel siguió a más de 123.000 personas sin historia de ataques al corazón, apoplejía, cáncer o enfisema. Ellos evaluaron la cantidad de tiempo que los participantes pasaban sentados y haciendo actividades físicas con respecto a la mortalidad. El riesgo de mortalidad era del 37 por ciento más alto para las mujeres que se sentaban más de seis horas por día fuera del trabajo contra las mujeres que pasaban tres horas o menos sentadas. Bajo las mismas circunstancias, el riesgo de mortalidad para los hombres era solo 18 por ciento más alto para aquellos que pasaban más de seis horas sentados diariamente fuera del trabajo. Cuando el estar mucho tiempo sentado es combinado con la carencia de ejercicio, el riesgo de mortalidad para hombres y mujeres se incrementó significativamente. El incremento en el riesgo de mortalidad causado por un estilo de vida sedentario fue de 94 por ciento para las mujeres y 48 por ciento para los hombres.

Muévete

Para contrarrestar los efectos de estar sentado, necesitas moverte más. Empieza por hacer más parado que sentado. Una solución es trabajar parado, lo cual puede ser facilitado por un escritorio alto. Si eres más ambicioso, posiciona tu escritorio sobre una caminadora y camina lentamente mientras trabajas. Aún el movimiento sin prisa puede tener un impacto significativo en tu salud. Quemarás más calorías y disfrutarás de un impulso de energía. Si no puedes cambiar la posición de tu escritorio y por lo tanto debes estar sentado mientras trabajas, levántate cada 20 minutos y camina alrededor de la oficina. Activando tus músculos para pararte o caminar, estimulas el proceso corporal con el rompimiento de azúcares y grasas.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por jorge de leon polanco