Cómo estar en forma cuando estás enfermo

Estar enfermo nunca es conveniente, pero es especialmente incómodo cuando eres un ávido corredor. Cuando estás enfermo, el reposo es importante para hacer una recuperación completa, además de que la enfermedad puede afectar a tu función pulmonar y los niveles de energía mientras haces ejercicio. Para no caer demasiado hacia atrás en tu plan de entrenamiento, hay algunos pasos que puedes tomar para la reparación de forma rápida y tratar de mantener tu nivel de condición física. Siempre consulta con su médico en primer lugar, antes de iniciar cualquier actividad física.

Marco temporal

Si te preocupa que alejarte incluso unos pocos días de tu programa de entrenamiento afectará tu nivel de condición física, te equivocas. Para que tu aptitud cardiovascular disminuya perceptiblemente, tendrías que estar inactivo durante dos o tres semanas con ningun entrenamiento, según la revista "Running Times". Debido a que el reposo te da una oportunidad para que tu cuerpo utilice su energía para sanar, es importante tomarse un tiempo para sentirse mejor. Al beber mucho líquido para mantenerse hidratado y comer alimentos saludables, incluyendo sopa de pollo, puedes hacer una recuperación lo más rápido posible. Si tu médico te ha recetado antibióticos, toma el curso completo para asegurarte que la infección esté completamente erradicada.

Disminuye tu intensidad

Un programa de ejercicios bruscos puede también perjudicar a tu cuerpo cuando el sistema inmunológico se ve afectado. Un entrenamiento liviano sin embargo, se puede tolerar para mantener los músculos en movimiento y desafiar tu ritmo cardíaco un poco. Considera la posibilidad de caminar, montar en bicicleta estática o hacer entrenamiento de intervalos, donde se alternan episodios más lentos de trote con intervalos más largos de caminata. Si en algún momento te sientes débil o mareado, interrumpe tu rutina de ejercicios.

Entrenamiento de resistencia

Incluso si no tienes la energía para dedicarte a tu rutina de correr regular, puedes mantener tus músculos en forma a través de entrenamiento de resistencia y ejercicios de estiramiento. Algunos ejemplos incluyen el uso de tu peso corporal resistencia a través de ejercicios tales como estocadas (lunges), sentadillas (squats), flexiones de tríceps (triceps dips) y flexiones (pusch-ups). Al estirar antes y después de tu sesión de entrenamiento de fuerza, se puede mantener la salud muscular y reducir la rigidez muscular mientras estás enfermo.

Cuándo puedes volver

Mientras que el médico debe siempre dar el visto bueno para reanudar el ejercicio cuando has estado enfermo, puedes utilizar algunas señales individuales si has sido capaz de controlar tu enfermedad en casa. Si has tenido un resfriado, gripe o un virus estomacal, espera hasta que los síntomas hayan desaparecido durante al menos 48 horas antes de reanudar el programa en ejecución. Esto es especialmente cierto si estás entrenando en un gimnasio, ya que podrías infectar a otros si tu enfermedad está todavía activa. Si tienes fiebre, es vital esperar antes de reanudar el ejercicio porque es cuando el cuerpo está luchando contra la infección y es más contagioso.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por mariela rebelo