EM y estar embarazada

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica crónica y progresiva. Alrededor del 75 por ciento de las personas con EM son mujeres y la enfermedad generalmente se diagnostica por primera vez en la edad adulta. Una mujer en edad fértil con diagnóstico de EM puede preguntarse si el embarazo será una opción para ella y cómo afecta la enfermedad la maternidad y el parto.

Progresión de la esclerosis múltiple


La fatiga es un síntoma de EM.

La EM provoca síntomas neurológicos que incluyen fatiga, pérdida del control muscular, cambios en la visión, entumecimiento y hormigueo en las extremidades. La enfermedad es cíclica a partir de la remisión a la recaída. Semanas o meses pueden pasar con sólo síntomas leves, seguidas de un período de empeoramiento de los síntomas. La EM avanza de manera diferente de persona a persona, con un poco de desarrollo de gran invalidez desde el principio y otras que pasan décadas sin una pérdida significativa de función. La enfermedad a menudo entra en remisión al final del embarazo, sólo para regresar con recaídas más frecuentes pocos meses después del nacimiento.

Remisión durante el embarazo


Los síntomas de EM pueden entrar en remisión al final del embarazo.

No está claro por qué los síntomas de EM se reducen durante el embarazo. Puede ser debido a un aumento de estrógenos, que se sabe que suprimen la hiperactividad del sistema inmunitario, o causada por otra interacción entre los cambios hormonales y el proceso de la enfermedad. Dado que la mayoría de los fármacos utilizados para tratar la EM son peligrosos durante el embarazo, muchas mujeres y sus médicos optan por dejar los medicamentos hasta después del parto. Un estudio publicado en septiembre de 2009 en la revista brasileña "Arquivos de Neuro-Psiquiatria" señaló que la medicamento durante el embarazo no redujo significativamente la tasa de recaídas después del nacimiento.

Recaída después del embarazo

Las probabilidades de una recaída son más altas en los primeros meses después del embarazo que en el año antes de concebir. No está claro por qué sucede esto. La mayor parte del tiempo, la frecuencia de recaída se ralentizará dentro de un año después de dar a luz, sin ningún cambio a largo plazo en el patrón de recaída-remisión debido al embarazo. Pasar por el embarazo no afecta qué tan pronto una mujer con EM progresará a la discapacidad.

Efectos sobre el niño


EM durante el embarazo no afecta a la salud del bebé.

La EM durante el embarazo parece tener poco efecto físico en el bebé. En un estudio canadiense publicado en "The Annals of Neurology" en julio de 2011, las mujeres con EM no tienen mayores tasas de partos atendidos quirúrgicamente, los resultados adversos del embarazo o parto prematuro. Aunque no se considera una enfermedad hereditaria, los familiares de las personas con EM tienen un leve aumento del riesgo de desarrollar la enfermedad. Debido a las recaídas y la progresión de la EM pueden afectar la capacidad de proporcionar cuidado físico de un niño, es importante que cada mujer discuta su pronóstico con su médico y su familia al considerar el embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie draus, nd | Traducido por georgina velázquez