Estadísticas de obesidad y esperanza de vida

La obesidad no es sólo unos pocos kilos de más. Si te clasifican como obeso, esto significa que tu índice de masa corporal es de 30 o más. La MC (masa corporal) se calcula con la estatura y el peso y es un buen calculador de la obesidad y el sobrepeso en la mayoría de las personas. Ser obeso es extremadamente peligroso y puede reducir tu esperanza de vida.

Estadísticas de obesidad

Más de un tercio o aproximadamente 33,8 por ciento de los adultos estadounidenses mayores de 20 años son considerados obesos, de acuerdo con la Red de Información de Control de peso. El porcentaje de hombres y mujeres que sufren de obesidad es de 32,2 y 35,5 por ciento, respectivamente. Un pequeño porcentaje de la población, 5,7 se considera con obesidad mórbida, con un índice de masa corporal de 40 o más. Menos de un tercio de los adultos estadounidenses tienen un peso saludable.

Expectativa de vida

Según un análisis realizado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de los científicos del Centro Internacional de Longevidad, el individuo estadounidense promedio podría ver su esperanza de vida reducida en cinco años debido a la obesidad. Las personas que son obesas tienen un 50 a 100 por ciento más de riesgo de muerte prematura por todas las causas. Esto es debido al hecho de que el exceso de peso aumenta el riesgo de enfermedades tales como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2, el accidente cerebrovascular e incluso algunos tipos de cáncer.

Calidad de vida

La obesidad hace que todo sea más difícil. Trasladar el exceso de peso ejerce mayor presión sobre las articulaciones, así como el corazón y los pulmones. Caminar por una habitación o salir de un coche se convierten en retos diarios. Puedes encontrar que tus rodillas, caderas, tobillos e incluso la espalda se encuentran constantemente con dolor e inflamadas. En combinación con cualquiera de las numerosas enfermedades mencionadas, la obesidad disminuye la calidad de vida.

Pasos para reducir la obesidad

Incluso perder tan poco como 5 a 10 por ciento del peso corporal reduce el riesgo de enfermedades. Debes centrarte en los pequeños cambios en tu estilo de vida que se suman a los grandes cambios del cuerpo. Comienza con la reducción de la ingesta de alimentos. No pases hambre, pero corta las porciones y aumenta la cantidad de agua que bebes. Agrega actividad física a tu día, como por ejemplo caminar. Camina durante 5 a 10 minutos, tres o cuatro veces cada día y fortalécete poco a poco hasta que puedas caminar 30 a 60 minutos seguidos. Habla con tu médico y pide sugerencias para reducir tu peso.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por andrea galdames