Cómo establecer metas medibles para niños con problemas de conducta

Puedes quedar desconcertado por tu hijo con problemas, pero la falta de atención, de respeto, de concentración y su comportamiento se alinean con un deseo: ser amado y cuidado. Aun si no parece así, tu hijo con problemas puede ser domado estableciendo metas que le den algo en lo que enfocar su atención y energía. Ya sea una meta de un sólo día o una a largo plazo en la que pueda trabajar a lo largo de la semana o el mes, las metas medibles le dejarán ver su éxito y promoverán un mejor comportamiento.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla con tu hijo sobre los resultados que esperas. Hazlo participar en el establecimiento de metas para que sea algo que hagan como equipo, en vez de hacerlos por ti solo. Los resultados deseados te ayudarán a decidir el camino y la medición de las metas. Es importante que tu niño esté de acuerdo en el resultado para que se emocione con la idea de alcanzar la meta.

  2. Haz una lista de metas a largo y a corto plazo. Crear metas solamente a largo plazo puede desmotivar a tu hijo cuando no se alcanzan de manera inmediata, ocasionando que se frustre en el proceso. Si esperas un mejor comportamiento en la escuela a largo plazo, empieza por pedirle que lo haga un día a la vez enfocándose en ser amable con todos. Si tu meta es mejorar la lectura al final del año, una meta a corto plazo sería leer 10 minutos diariamente. De esa manera, puedes hablar sobre las metas a corto plazo mientras lo llevan a tu resultado.

  3. Crea una manera de medir el progreso mientras tu hijo trabaja para alcanzar la meta. Por ejemplo, si deseas que tenga una mejor relación con su hermana, puedes crear una tabla de comportamiento en la que gane una estampa por cada día que se lleven bien. Si esperas mejores calificaciones en la escuela, pide a su maestra reportes de su progreso y úsalos para medir su progreso hacia la meta.

  4. Sigue el progreso de tu hijo hacia la meta y elógialo por un trabajo bien hecho. Los niños necesitan reforzadores positivos para continuar un patrón de comportamiento, así que dale a tu hijo atención positiva mientras observa cómo va su tabla y revisa el progreso de los reportes positivos.

  5. Evalúa el progreso de tu hijo y cómo están funcionando tus esfuerzos. Comunícate con tu niño para encontrar lo que le gusta y lo que no le gusta sobre su proceso. Si tu meta es que tu hijo tenga 10 de calificación, pero tiene problema en hacerlo por él sólo, es tiempo de contratar a un tutor o de replantear la meta para elegir algo más razonable como subir un grado en vez de lograr obtener solamente 10.

  6. Celebra el éxito de tu hijo mientras alcanza sus metas a corto y a largo plazo. Aunque medir su progreso y los rasgos de su personalidad como atención, modales y cooperación estos pueden ser difíciles de medir, así que el trabajo que te lleva ahí puede ser reconocido con pequeños premios como el elogio, un pequeño regalo y recordatorios de los beneficios de alcanzar esa meta.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por esteban arenas