Cómo establecer la hora de llegada de un adolescente

La hora de llegada hace que la mayoría de los padres piense en establecer reglas que los adolescentes rompen. No tiene por qué ser así. Los padres y los jóvenes pueden trabajar en equipo para crear un conjunto de reglas con las que todos puedan vivir. Aunque los padres pueden tomar en cuenta las opiniones de los adolescentes, es importante que sean la autoridad final. Debido a que el córtex pre-frontal de los adolescentes no está completamente desarrollado, el Dr. Jay Giedd del Instituto Nacional de Salud Mental apunta a que sus cerebros no son capaces de tomar buenas decisiones a largo plazo. Así que los padres deben ser los jueces finales en cuestiones de seguridad.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Establece diferentes horas de llegada para diferentes noches de la semana, con una que sea más temprano si tu hijo o hija deben estar en casa a tiempo para dormir lo suficiente antes de ir a la escuela o al trabajo el día siguiente y un poco más tarde los fines de semana o en vacaciones. Sé más flexible en las noches en las que tu adolescente no tiene que levantarse temprano al siguiente día. Dale permiso en ocasiones especiales, como en Año Nuevo y en los bailes de graduación y encuentros especiales.

  2. Establece un horario de llegada que sea antes de la hora en la que tu adolescente se duerme para que tenga tiempo de limpiarse y relajarse antes de dormir. De acuerdo con KidsHealth.org, el adolescente promedio requiere entre 8 y 9 horas de sueño. Juntos, determinen a qué hora debe acostarse cada noche para dormir lo suficiente.

  3. Discute las consecuencias que ocurrirían si el adolescente ignora la hora de llegada. Asegúrate de poder realizar y vivir con las consecuencias con consistencia.

  4. Habla con tu adolescente sobre las responsabilidades relacionadas con la hora de llegada. Por ejemplo, si sale con amigos y se le pincha una llanta, debe hablarte para saber que llegará tarde.

  5. Revisa la hora de llegada conforme crezca. Un chico de 14 años será menos responsable y debe dormir más que uno de 17 años. Quizás también debas considerar cuán responsable es el adolescente. Un joven que es generalmente confiable merecer poder llegar más tarde que uno que está constantemente en problemas.

  6. Escribe la hora de llegada y las consecuencias en un papel y colócala donde ambos puedan verla, como en el refrigerador. Ésta será un recuerdo constante de tus expectativas y las responsabilidades del adolescente.

Consejos y advertencias

  • Revisa las leyes de tu ciudad. Muchas comunidades tienen horarios límite para los adolescentes. Asegúrate de que tus expectativas vayan de acuerdo a la ley.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por eduardo moguel