Cómo saber cuando tu esposo está mintiendo

Sin importar que sean pequeñas verdades inocentes a medias o algo más serio, las mentiras de un marido pueden crear desconfianza y desprecio, y echan a perder una relación. Si crees que tu marido tiene algo que ocultar examina su lenguaje corporal, contacto visual y pídele detalles que puedan alertarte de los agujeros en su historia. Deja de escuchar lo que está diciendo y empieza a buscar pistas que te indiquen que no está siendo del todo sincero. A continuación, puedes pedirle la verdad y trabajar en los problemas de confianza juntos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Observa sus expresiones faciales cuando esté contando su historia. Cuando un mentiroso está diciendo una mentira, él sabe que debe ser entusiasta. Puede sorprenderte con la boca sin reflejar la sorpresa en sus ojos. O bien, mira las expresiones faciales que no coincidan con el lenguaje corporal, como una persona que golpea la mesa con furia sin una expresión de enojo, dijo Paul Ekman profesor de psicología de "the University of California" en San Francisco, a la revista "Time". Esto demostrará un intento calculado para engañarte y que no sólo es un mentiroso sino también un mal actor.

  2. Pregúntale por los detalles acerca de su historia. Si él te dice que estaba trabajando hasta tarde, pregúntale en qué proyecto estaba trabajando y con quién. Un mentiroso no puede haber predeterminado las preguntas que le vas a pedir y puede tropezar con las respuestas. Evita hacer preguntas de manera acusatoria. Tu marido puede sospechar de tu desconfianza y negarse a dar cualquier respuesta en represalia.

  3. Mira tus ojos mientras habla. Un buen mentiroso tendrá cuidado en la forma en que se presenta a sí mismo, especialmente si sabe que sospechas. En vez de evitar los ojos, un mentiroso puede también hacer un contacto visual calculado prolongado, según el libro, "Telling Lies: Clues to Deceit in the Marketplace, Politics, and Marriage". Un mentiroso no quiere ser atrapado, así que puede exagerar su actuación para mantener su inocencia.

  4. Pregúntale por la historia de nuevo, compara los datos con la primera vez que te lo dijo. Si la primera vez él te dijo que se quedó hasta tarde porque su jefe se lo pidió, y la siguiente vez señaló que se quedó hasta tarde porque se ofreció como voluntario, es posible que lo hayas cogido en una mentira, dice la revista "Forbes". Escucha con atención las versiones de las historias para identificar inconsistencias.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por jane laury