La espirulina y el yodo

La espirulina es un alga verde azulada ampliamente disponible en tiendas de alimentos saludables como un suplemento dietético. Con un contenido rico en minerales, la espirulina es rica en calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Contiene también diferentes niveles de yodo. Algunos fabricantes comercializan espirulina para ayudar a la tiroides debido a su contenido de yodo. Si estás pensando en tomar espirulina específicamente para beneficiarte de su contenido de yodo, hay algunas preocupaciones de seguridad que debes considerar.

El yodo y la función tiroidea

Tu cuerpo necesita yodo en pequeñas cantidades para funcionar correctamente. Sirve como un componente esencial de las hormonas tiroideas. La cantidad diaria recomendada es de 150 microgramos por día para los adultos. La dieta americana suministra suficiente yodo y un exceso puede tener un efecto adverso sobre la función de la tiroides. El contenido de yodo de las algas es muy variable, pero puede contener más de 4500 microgramos, según el Instituto Linus Pauling.

Los riesgos compensan los beneficios

El exceso de yodo está relacionado con el cáncer de tiroides y el hipertiroidismo, que es cuando la tiroides produce demasiada hormona. Además, algunos productos de espirulina pueden estar contaminados con sustancias tóxicas, de acuerdo con la New York University Langone Medical Center. La agencia de protección al consumidor de Alemania tomó medidas en 2001 para advertir a los consumidores sobre los riesgos para la salud de los suplementos de algas que contienen yodo. La Food and Drug Administration de EE.UU. todavía no ha realizado un análisis sobre el tema.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por luis eduardo barbosa