La espiritualidad en los adolescentes

La espiritualidad puede ser una herramienta poderosa para ayudar a los adolescentes a afrontar algunos de los problemas que se les presentan en esta etapa de su vida. La espiritualidad se asocia con mayores niveles de resistencia emocional, mental y física en muchas áreas de la vida. Puede ser especialmente útil para los adolescentes que enfrentan graves problemas personales, como una enfermedad o depresión.

Religión

La espiritualidad y la religión no son exactamente lo mismo, y muchos adolescentes se identifican como personas espirituales a pesar de que no practican una religión tradicional específica. La diferencia entre los dos conceptos es que la religión es más pública. Por lo general, se define como compartir una serie de creencias con un grupo de personas, o por actividades como asistir a una iglesia, a un grupo de oración o una fiesta religiosa. La espiritualidad es un estado mental y privado, definido en gran medida por el individuo.

Espiritualidad

La espiritualidad se puede entender como un sentido interno de conexión con algo más grande y significativo que uno mismo, algo que a menudo, pero no siempre, se percibe como divino. Algunas personas espirituales también son religiosas, pero otras no, de la misma manera que algunos individuos religiosos tienen un sentido de la espiritualidad más intenso que otros. Los jóvenes que están interesados ​​en la espiritualidad pueden ser tanto religiosos como laicos. Un estudio de 2009 señaló en la revista LiveScience haber encontrado beneficios psicológicos en la espiritualidad personal, independientemente de si la persona era religiosa o no. Esto implica que los adolescentes pueden beneficiarse de la espiritualidad sin importar su religión personal o familiar.

Salud

Según LiveScience, los adolescentes que tienen un sentido de espiritualidad tienden a ser más optimistas y felices, incluso cuando no tienen una personalidad especialmente optimista o feliz. En un artículo del año 2013 de Children's Physician Network se afirma que la espiritualidad puede reducir la probabilidad de conductas de riesgo o autodestructivas como el tabaquismo, consumo de alcohol o drogas, y también puede reducir el estrés. Las tasas de depresión y mala salud son más bajas en las personas que expresan un sentido de espiritualidad.

Resistencia

La espiritualidad también se asocia con una mayor capacidad para hacer frente a los principales desafíos de la vida y una mayor capacidad de resistencia a las dificultades. Según LiveScience, los adolescentes con enfermedad inflamatoria intestinal reportaron tasas más bajas de depresión y niveles más altos de buena salud mental en general cuando se describieron a sí mismos como espirituales que cuando no lo hicieron. Los beneficios de la espiritualidad parecen estar asociados con la sensación de que la vida tiene sentido y algún tipo de valor. Los padres pueden fomentar este punto de vista a través de sus propias creencias y valores, sean estos religiosos o seculares.

Más galerías de fotos



Escrito por scott thompson | Traducido por patricia a. palma