Espinaca fresca versus espinaca congelada

Las espinacas tienen un lugar en la mesa para cada comida. Puedes disfrutarlas en las tortillas del desayuno rellenas, sandwiches con espinacas frescas en lugar de lechuga y crema de espinacas como acompañamiento de un filete para la cena. Sin embargo, puedes sorprenderte al encontrar que la espinaca congelada puede compararse favorablemente con las frescas en algunos aspectos nutricionales. Aprovecha al máximo la espinaca saludable disfrutándola fresca o después de que ha sido congelada.

Nutrición

En un estudio publicado en el "Journal of the Science of Food and Agriculture" en 2007, la University of California, Davis, los investigadores revisaron el contenido variable de nutrientes de las frutas y los vegetales frescos, congelados y enlatados. Según sus conclusiones, "los vegetales recién recogidos contenían consistentemente mayores cantidades de ácido ascórbico que todas las verduras estudiadas". Sin embargo, los autores encontraron que la espinaca almacenada a temperatura ambiente pierde el 100% de su ácido ascórbico en menos de cuatro días. La congelada atraviesa un proceso de congelación rápida que la conserva dentro de horas después de que deja el suelo, así que retiene más de su vitamina C . Ambas formas de espinacas conservan bien su alto contenido de vitamina A.

Conveniencia

Si comes vegetales esporádicamente o si cenas afuera a menudo, debes comprar vegetales frescos con poca frecuencia para evitar el deterioro en tu refrigerador. Con las verduras congeladas, siempre tienes acceso a un plato secundario saludable con tus comidas en pocos minutos. Por otro lado, si cocinas regularmente en casa, puedes preferir la conveniencia de las espinacas frescas que no requieren descongelarlas antes de que estén listas para comer.

Sabor

Incluso los alimentos más saludables hacen poco por ti si los encuentras desagradables. Dependiendo de tu gusto, quizás prefieras usar espinaca congelada que ha sido descongelada por su textura suave o espinaca fresca por su frescor. Elegir las que prefieras comer hace más probable que las agregues a tu plato. No importa cuánta vitamina C tenga la espinaca congelada, si no te gusta comerla como para terminar tu porción, estás obteniendo menos nutrientes de los que te daría una ensalada de espinacas frescas que consumes totalmente.

Utilidad

Aunque puedes utilizar espinacas frescas en casi cualquier receta que pida espinacas congeladas, la inversa no siempre es cierto. Las espinacas frescas sólo bastarán para preparaciones crudas como ensaladas y aderezos de sandwich. En recetas que requieren cocción, la espinaca congelada compacta puede ser más fácil de manejar que las hojas de espinacas frescas que se cocinan significativamente. Si cocinas regularmente, tener ambos tipos de espinacas a la mano te permite elegir qué forma prefieres para un determinado plato.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren whitney | Traducido por marcela carniglia