La espinaca cruda y el daño renal

Alabada por su textura crujiente y abundancia nutricional, la espinaca cruda es una superestrella entre los vegetales, que contiene compuestos que pueden reducir tu riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer. A pesar de sus ventajas de salud, la espinaca también contiene un tipo de antinutrientes que se puede unir a los minerales y potencialmente causar cálculos renales. A pesar de que la espinaca cruda no suele causar ningún tipo de daño a los riñones, puede que tengas que tener cuidado con este vegetal si tienes enfermedad renal o antecedentes de cálculos renales.

Cálculos renales

La espinaca cruda es alta en un tipo de sal llamado oxalato, que tiene una tendencia a enlazarse con el calcio mineral. Cuando se une con un exceso de oxalato de calcio en los riñones, puede formar compuestos duros y de color amarillento llamados cálculos renales. Aunque la mayoría de los cálculos renales pasarán fuera de tu cuerpo sin causar daños, en algunos casos pueden llegar a ser tan grandes como pelotas de golf, causando severo de espalda o dolor abdominal, vómito, fiebre o sangre en la orina.

Efectos en los riñones dañados

La espinaca cruda contiene cantidades relativamente altas de potasio, proporcionando 167 mg por taza. Los alimentos ricos en potasio pueden ser peligrosos si ya tienes daño renal severo, y que la reducción de la función de los riñones hace que el potasio se acumule en el torrente sanguíneo, lo que podría afectar el ritmo cardíaco. A pesar de que la espinaca es improbable que dañe tus riñones lo suficiente como para causar insuficiencia renal, puede que tengas que limitar el consumo de esta verdura y otros alimentos ricos en potasio si tienes enfermedad renal avanzada.

Prevención

Proteger tus riñones de los cálculos puede ser tan simple como cocinar la espinaca antes de comerla. De acuerdo con un estudio publicado en la edición de abril de 2005 "Journal of Agriculture and Food Chemistry", cocinarla elimina el oxalato soluble en agua en la mayoría de las verduras, eliminando con la ebullición hasta el 87 por ciento del oxalato y con el vapor hasta un 53 por ciento. Aunque la mayoría de la gente puede consumir con seguridad espinaca cruda sin desarrollar problemas de riñón, puede que tengas que limitar la ingesta de espinacas crudas o cocidas, si tienes un historial de cálculos renales de oxalato de calcio.

Precaución

Consulta a tu médico si tienes síntomas de cálculos renales graves, como sangre en la orina, fiebre, escalofríos, orina turbia o maloliente, vómitos, ardor al orinar o dolor severo en la parte lateral o posterior. Estos síntomas pueden indicar que tienes cálculos renales que son demasiado grandes para que pasen naturalmente a través de tu cuerpo y pueden requerir procedimientos médicos, tales como ureteroscopio, la cirugía del túnel o de ondas de choque para eliminarlos.

Más galerías de fotos



Escrito por denise minger | Traducido por daniela laura arjones