Cómo espesar la salsa de carne baja en carbohidratos

Si evitas los carbohidratos en tu dieta, podrías añorar la rica textura suave de la salsa espesada con harina o fécula de maíz. Una receta típica de Epicurious requiere alrededor de 7 tazas de caldo de pavo mezcladas con una barra de mantequilla y 3/4 taza de harina común, que contiene 70 g de hidratos de carbono. Para las personas que hacen dieta baja en carbohidratos, esta salsa se ​​convierte en prohibitiva en grandes cantidades. Para reducir la cantidad de hidratos de carbono de la salsa, utiliza agentes espesantes alternativos para añadir sustancia. Aunque quizás no cuentes las calorías en tu dieta baja en carbohidratos, ten en cuenta que algunas sustitutos agregar muchas calorías a la salsa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Jugos cocidos de la asadera o caldo
  • Queso crema (o sustituto)
  • Coliflor
  • Cebolla
  • Hongos
  • Licuadora
  • Goma guar o de xantán
  • Crema batida (o sustitutos)

Instrucciones

  1. Mezcla queso crema con los jugos de la asadera de una carne asada, pollo o pavo. Karen Barnaby chef ejecutiva y autora de "Gourmet bajo en carbohidratos", sugiere batir pequeñas cantidades de queso crema ablandado con los jugos colados hasta lograr la consistencia deseada. La U.S. Department of Agriculture National Nutrient Database indica que el queso crema contiene solamente 0,39 gr de carbohidratos por cucharada. Si quieres menos calorías, usa queso crema descremado (con 0,9 gramos de carbohidratos por porción) y caldo desgrasado reducido en sodio de carne o gallina.

  2. Haz puré de coliflor (cauliflower) como agente espesante, creando una textura similar al puré de papas pero con mucho menos carbohidratos. Corta el coliflor en trozos y hiérvelo en una olla grande durante 30 minutos hasta que esté blando y escúrrelo bien. Mezcla el puré, una pequeña cantidad a la vez, a los jugos colados o al caldo hasta lograr la consistencia deseada. Una taza contiene 5,10 gr de carbohidratos y nada de grasa.

  3. Experimenta con otros purés de vegetales. Kittle Broihier, una dietista registrada, y Kimberly Mayone sugieren una salsa de jugos de pavo en su libro "Low-Carb Slow Cooker Cookbook". Por ejemplo, si cocinas una pechuga de pavo con hongos (mushrooms) y cebollas, usa una licuadora para mezclar los vegetales con los jugos. Los vegetales de bajas calorías hechos puré proporcionarán algo de sustancia añadiendo cantidades moderadas de carbohidratos: 8,25 g en una taza de hongos cocidos y 9,54 en una cebolla mediana.

  4. Espolvorea goma guar o xantán, espesantes bajos en carbohidratos, para mejorar la salsa. Estos polvos blancos no tienen sabor y aportan fibra, no calorías. Al contrario de la goma guar, la goma xantán no requiere calor para espesarse. Karen Barnaby aconseja una una licuadora para mezclar los ingredientes, apuntando que 1/4 de cucharadita de cualquiera de las dos gomas puede espesar 1 taza de líquido. Usar demasiado puede producir una salsa gomosa.

  5. Añade una pequeña cantidad de crema batida a una salsa de carne para lograr un sabor sustancioso. De manera parecida puedes añadir crema agria. Las dos contienen menos de 1 g de carbohidratos por cucharada pero califican como opciones muy calóricas. Considera sustituirlas por cremas bajas en calorías que contienen más carbohidratos pero menos calorías.

Consejos y advertencias

  • Una onza de mantequilla de almendras (menos de 6 g de carbohidratos) pueden agregar sustancia a algunas recetas de salsa de carne.
  • Fíjate que las papas que tienen 31.22 g de carbohidratos por taza, pueden añadir más carbohidratos de lo que tu dieta pueda tolerar.

Más galerías de fotos



Escrito por peg ehlen | Traducido por frances criquet