Cómo espesar una salsa barbacoa

Ya sea que estés preparando tu propia salsa barbacoa desde cero o estés comprando un producto comercial, cuanto más espesa sea, mejor recubrirá la carne que está siendo cocinada. Hay varias formas de cambiar la consistencia de una salsa. Calentando el líquido por un período de tiempo te permite reducir la cantidad de humedad de la salsa sin tener que añadir más ingredientes. De forma alternativa, puedes utilizar algún agente para espesarla, tal como almidón de maíz o harina.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Sartén
  • 1 cucharada de almidón de maíz
  • 1/4 de taza de agua fría
  • Tazón
  • Tenedor
  • 2 cucharadas de harina

Instrucciones

    Calentarla

  1. Vierte la salsa barbacoa en una sartén y coloca sobre la estufa.

  2. Coloca el fuego a potencia media y lleva la salsa a hervor.

  3. Reduce el fuego con el que estabas calentando la salsa a una potencia baja. Lo que buscas es que la salsa hierva a fuego lento durante un tiempo suficiente para permitir que se evapore un poco del líquido.

  4. Mezcla la salsa de forma continua para evitar que se queme.

  5. Retira la sartén de la estufa una vez la salsa alcance la consistencia deseada y permite que se enfríe a temperatura ambiente.

    Almidón de maíz

  1. Añade almidón de maíz al agua fría.

  2. Mezcla la preparación con un tenedor para disolver el polvo. El líquido resultante debe tener la consistencia de pudín o de una pasta suave.

  3. Vierte la salsa barbacoa en una sartén y caliéntala a fuego lento.

  4. Agrega la mezcla del almidón de maíz a la salsa ya caliente de a una cucharada a la vez, hasta que la salsa obtenga la consistencia que desees.

    Harina

  1. Combina 2 cucharadas de harina con 1/4 de taza de agua fría.

  2. Mezcla los ingredientes vigorosamente con un tenedor hasta que se vuelva un líquido espeso. Continúa mezclando hasta haber disuelto todos los grumos.

  3. Llena una sartén con la salsa barbacoa. Coloca la sartén sobre la estufa y deja que la salsa hierva a fuego lento.

  4. Agrega la mezcla de harina, de a 1 o 2 cucharadas por vez, mientras la salsa hierve a fuego lento. Añade tanta mezcla de harina como necesites para que la salsa obtenga la consistencia que desees.

  5. Retira del fuego una vez tengas la consistencia deseada y permite que la salsa se enfríe.

Consejos y advertencias

  • Cuanto más tiempo pase la salsa sobre el fuego, más espesa quedará.

Más galerías de fotos



Escrito por darla ferrara | Traducido por andrés marino ruiz