Cómo espesar un batido

Escrito por carolyn robbins | Traducido por maria eugenia gonzalez
Mezcla una cucharada de avena tradicional o instantánea.

Un vaso de jugo es un buen acompañamiento para un desayuno abundante, pero si necesitas una comida para llevar, un batido espeso es la elección perfecta. Puedes hacer un batido sabroso y sustancioso con ingredientes que tienes en tu despensa y refrigerador. Vierte la bebida en un termo y bébela en tu camino al trabajo.

Escoge una base

En lugar de leche o jugo, escoge una base más espesa para tu batido, como queso cottage bajo en grasas o yogur natural estilo griego. Vierte jugo de fruta en cubiteras y congélalo para que puedas beber tu batido sin que esté acuoso.

La fruta adecuada

Las frutas cremosas y densas como los plátanos y los aguacates (avocados) son los ingredientes ideales para los batidos espesos. Los jugos de frutas, incluyendo frutillas (strawberries) y mangos, pueden también ser parte de tu bebida; sólo colócalas en el congelador por una hora antes de colocarlas en la licuadora.

Frutos secos (nuts), semillas y granos

Los sabores de la mantequilla de maní, almendra y anacardo se mezclan perfectamente con el plátano, pero agregan muchas calorías y grasas a tu batido. Limita el consumo a una cucharada de mantequilla de frutos secos por batido. Otra opción espesante son las semillas de chia, que absorben los líquidos y se expanden. Aunque suene extraño, también puedes agregar algunas cucharadas de avena sin cocer. Mezcla bien para que el batido no quede con arenillas.