Espasmos musculares después del estiramiento

A menudo los músculos se contraen y se relajan cuando los mueves. Sin embargo, cuando se produce un espasmo muscular se debe a la contracción del músculo cuando se tensa sin que el cerebro indique esa acción. En general, una solución para este problema son los ejercicios de estiramiento, que pueden ayudarte a aflojar los músculos tensos y contraídos. Por otro lado, también es posible sufrir estos espasmos después del estiramiento debido a una serie de factores corporales que son la causa principal de espasmos.

Causas

Los espasmos musculares son producen por una serie de factores, entre ellos el uso excesivo de los músculos, sobre todo después de un entrenamiento físico prolongado. Si experimentas desequilibrio mineral o químico, como la deshidratación de los músculos debido a la deficiencia de calcio o de potasio, corres mayor riesgo de sufrir uno, porque el músculo no puede mantener los niveles de líquido adecuados. En raras ocasiones, estos espasmos musculares pueden indicar una afección más grave, como problemas renales, hipotiroidismo o un trastorno metabólico.

Consideraciones

Si experimentas espasmos musculares después del estiramiento, es importante tener en cuenta qué actividades realizaste antes. Si estiras tus músculos después de un entrenamiento físico prolongado, los espasmos se pueden deber al uso excesivo de los músculos, que no se relajan incluso con el estiramiento. Si sudaste en gran cantidad o no bebiste líquidos durante un largo período, pueden ser factores que también contribuyen con estos, de modo que los ejercicios de estiramiento no los provocaron. Sin embargo, si los espasmos son severos, no desaparecen o continúan durante un largo tiempo, debes consultar con tu médico.

Técnica

En algunos casos, la técnica de estiramiento puede contribuir con los espasmos musculares. Por ejemplo, rebotar los músculos mientras te estiras puede aumentar las contracciones musculares, en lugar de aliviarlas. Mantener una posición de estiramiento demasiado tiempo puede generar un efecto contrario en los músculos, haciendo que se contraigan en exceso. Trata de estirar cada músculo durante poco tiempo; en general entre 15 y 30 segundos son suficientes. También debes evitar estirarlos hasta el punto de dolor o demasiado rápido; debes hacerlo lentamente y con cuidado.

Prevención

Si bien los ejercicios de estiramiento son un método para aliviar los espasmos musculares, no son los únicos. También puedes aumentar la cantidad de líquidos que bebes para restaurar los desequilibrios de fluidos. Las bebidas deportivas y el agua son ideales para esta situación, porque pueden reducir los calambres. Aplicar calor a la zona con un baño caliente o una compresa también puede ayudar a prevenirlos. También debes seguir realizando ejercicios de estiramiento con cuidado y lentamente.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por vanesa sedeño