Esguinces en niños pequeños

Tu hijo pequeño con tendencia a los accidentes tiene un nuevo moretón o raspón todos los días, pero un esguince no es una lesión común a esta edad. Tu hijo probablemente se quiebre un hueso antes de sufrir un esguince, de acuerdo a la página de Internet BabyCenter. Si tu hijo tiene dolor grave luego de una lesión, busca atención médica de inmediato.

Identificación

Los síntomas de un esguince varían en gravedad. Un esguince leve causa ciertas molestias y tu hijo tendrá dificultades para utilizar la articulación afectada. Un esguince grave es difícil de distinguir de un hueso quebrado. Si el niño sufre de un esguince grave, no podrá utilizar el ligamento afectado por la lesión debido a la cantidad de dolor y rigidez de la articulación. Los esguinces pueden presentar moretones o inflamación, y el lugar lesionado presentará dolor al tacto. El dolor derivado del esguince ocurre inmediatamente durante el evento que causó la lesión a tu niño.

Causas

Los esguinces son una lesión de los ligamentos. Un esguince ocurre cuando se saca a la articulación de su lugar natural, lo que provoca un estiramiento o una ruptura de los ligamentos que conectan los huesos de tu hijo. Los niños pequeños creen que es gracioso saltar de los muebles, perseguir mariposas, utilizar los zapatos de taco de las madres, correr rápido, patear pelotas y pararse sobre las patinetas de sus hermanos más grandes. Los niños pequeños no tienen la coordinación necesaria para llevar a cabo estas actividades de modo seguro, así que son susceptibles a las lesiones como los esguinces. Las áreas más comúnmente afectadas son los talones, rodillas, muñecas y codos.

Tratamiento

Aplica una bolsa de hielo sobre la articulación afectada tan pronto sea posible para reducir la inflamación. No coloques la bolsa de hielo directamente sobre la piel. Coloca el hielo sobre el lugar afectado durante 15 minutos cada algunas horas durante las primeras 48 horas. Utiliza un vendaje de mucha compresión para envolver el área lesionada con firmeza, pero no con demasiada presión. La circulación debe correr libre y cómodamente hacia el área afectada. Si la piel se vuelve pálida luego de envolver la herida, suelta el vendaje. Eleva la herida por encima del nivel del corazón y administra ibuprofeno o acetaminofeno. Nunca le des a un niño aspirinas, ya que la aspirina aumenta el riesgo de que sufra el síndrome de Reye, que es potencialmente mortal. No apliques calor durante las primeras 48 horas, dado que esto incrementará la inflamación y el dolor. La cirugía podrá ser necesaria en casos de esguinces graves.

Prevención

Los niños siempre están probando sus habilidades, así que necesitan estar supervisados constantemente. Siempre asegúrate de que tu hijo utiliza el calzado del tamaño adecuado midiendo sus pies. Los zapatos deben ser cómodos, con buen apoyo y a prueba de resbaladas. Los zapatos con cintas adhesivas previenen las lesiones derivadas de los cordones desatados. Promueve que tu hijo estire todos los grupos musculares principales antes de realizar una actividad física. Controla el área de juegos de tu hijo y asegúrate de que no haya rocas, hoyos, palos o cualquier otro objeto que pueda causar una caída.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por florencia prieto