Cómo escoger una bicicleta para mujeres

Andar en bicicleta es un excelente ejercicio tanto para ciclistas serios como para quienes lo hacen por recreación. Cuando se trata de escoger una bicicleta, no obstante, las mujeres enfrentan una serie de desafíos especiales a comparación con los hombres. Siendo la mayoría de las bicicletas construidas para el cuerpo de los hombres, las mujeres luchan para encontrar una bicicleta que se adapte a ellas, debido a sus torsos más largos, brazos más cortos, menor tamaño y peso. A medida que compares bicicletas, prueba diferentes modelos para hallar una que te agrade, o busca bicicleta diseñadas especialmente para mujeres.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Visita una tienda de bicicleta que ofrezca una variedad de diseños específicos para mujeres (DPM). Las bicicletas marcadas como DPM están personalizadas para adaptarse al cuerpo femenino, mientras que las bicicleta que no poseen esta denominación están diseñadas para el cuerpo de los hombres.

  2. Siéntate en distintas bicicleta hasta que halles una que te sea cómoda. Las bicicletas de las mujeres necesitan asientos más anchos que las de los hombres debido a sus caderas y otras diferencias anatómicas. Escoge un asiento en el cual puedas sentarte por un buen tiempo sin sentirte incómoda.

  3. Revisa el ancho de los manubrios. De acuerdo con Team Estrogen, las bicicleta para hombres tienden a tener manubrios de hasta 40 cm, lo cual es demasiado ancho para las mujeres. Busca manubrios de entre 36 y 38 cm para mejorar la estabilidad y comodidad. Cuando más pequeño sea el marco de tus hombros, más corto debe ser el manubrio.

  4. Prueba distintas bicicletas para comparar su alcance. El alcance es el largo entre el asiento y los manubrios, y debe ser escogido en base a tu altura y el largo de tus brazos. Busca un alcance que te permita sentarte de forma cómoda en la bicicleta y alcanzar el manubrio sin tener que estirarte. Tus hombros estarán ligeramente doblados cuando el tamaño del alcance sea el adecuado.

  5. Prueba las marchas y frenos. Una queja común de las ciclistas mujeres es que los cambios son muy grandes para sus manos. Siéntate en la bicicleta y asegúrate que te sientes cómoda al activar los frenos y los cambios de marcha.

  6. Ajusta la altura del asiento para que tu cuerpo esté cómodo. Haz que un amiga o el vendedor te ayude a realizar los ajustes del asiento. Éste debe estar ubicado de modo que tus rodillas estén ligeramente dobladas cuando el pedal esté en su punto más bajo. Si el asiento no puede ser ajustado hasta ese punto, busca otro modelo.

  7. Pide una bicicleta liviana o transportable. Escoge una bicicleta plegable que pueda entrar en tu auto, o una de fibra de carbono o titanio para levantarla y colocarla en espacio para las bicicletas. Evita las bicicleta que sean demasiado pesadas para transportar de forma cómoda y segura.

Más galerías de fotos



Escrito por emily beach | Traducido por andrés marino ruiz