Escáner óseo y resonancia magnética

El escáner óseo y las imágenes por resonancia magnética, o IRM, son herramientas utilizadas para determinar la presencia de determinadas enfermedades en los huesos. Los dos estudios por imágenes se suelen utilizar para el diagnóstico de infecciones y cáncer de hueso. El escáner óseo es el método más recomendado para el diagnóstico de estas enfermedades óseas, pero existen algunos beneficios derivados de la utilización del IRM que se están descubriendo a medida que este método se vuelve más popular. Algunos factores se tienen en consideración al decidir utilizar uno u otro método para la detección del cáncer, infecciones y otras enfermedades óseas.

Cómo funcionan

Un escáner óseo, o gammagrafía ósea, utiliza una sustancia radioactiva para obtener imágenes de los huesos. Los compuestos minerales incorporados a los huesos durante la cura se etiquetan con una sustancia radioactiva y se inyectan en el cuerpo. Estos compuestos son absorbidos por las células óseas, denominadas osteoblastos, que añaden minerales a los huesos. La radioactividad localizada luego se detecta para formar una imagen. El IRM utiliza campos magnéticos y pulsos de radiofrecuencia para determinar dónde se encuentran ubicadas las moléculas. Los pulsos hacen que las moléculas emitan señales que se miden mediante el control del campo magnético. Las diversas moléculas emiten diferentes señales, lo que permite la creación de una imagen.

Escáner óseo y cáncer

Cuando el tumor aparece en un hueso o lo invade, los osteoblastos intentan curar el área dañada. El escáner óseo ubica las áreas en donde los osteoblastos están formando un nuevo hueso para intentar determinar la ubicación de posibles tumores óseos. Este escáner suele ser económico en comparación con el IRM y muy sensible. Sin embargo, la absorción de una sustancia radioactiva por parte de los osteoblastos no indica la existencia de una enfermedad específica y la reparación activa de fracturas por estrés u otras lesiones produce una imagen diferente. Además, la sustancia radioactiva se incorpora a todo el esqueleto a una tasa incrementada luego de la quimioterapia y terapia con hormonas, lo que hace que sea difícil controlar la respuesta de los tumores al tratamiento con el escáner óseo únicamente.

IRM y cáncer

El IRM crea una imagen precisa y tridimensional de un área determinada. La estructura del hueso y del tejido blando se observa en la imagen. El IRM no produce una imagen de todo el cuerpo al igual que el escáner óseo, así que el IRM se apunta a área específicas e importantes. A medida que la utilización del IRM para la detección del cáncer aumenta, se han descubierto algunos de los beneficios que esta técnica presenta por sobre el escáner óseo. Por ejemplo, el IRM detecta células de cáncer invadiendo la médula ósea antes de que los tumores provoquen daño al hueso en sí mismo. Por ello, el IRM puede detectar el cáncer que se ha propagado a los huesos antes que el escáner óseo en algunos casos. Sin embargo, el IRM es una técnica costosa que no se encuentra disponible en todos lados y puede no ser adecuada para ciertas personas.

Infecciones óseas

La infección ósea, u osteomielitis, se detecta con el escáner óseo e IRM. La inflamación en respuesta a la infección provoca la destrucción del hueso. Los osteoblastos intentan reparar el hueso dañado y son detectados por el escáner óseo. El IRM muestra el absceso físico y la apariencia anormal del hueso infectado y se prefiere para el diagnóstico de la osteomielitis en la espina dorsal. Sin embargo, el escáner óseo brinda resultados muy específicos para la osteomielitis en otros huesos del cuerpo, siempre y cuando no haya otras lesiones presentes.

Otras enfermedades

Los médicos pueden elegir un IRM o un escáner óseo para ayudar a diagnosticar otras enfermedades, como la necrosis avascular. Con esta enfermedad, un área ósea muere debido a la falta de suministro de sangre. Cualquiera de estos estudios también puede utilizarse para evaluar la presencia de fracturas por estrés o cualquier otro tipo de lesiones óseas relacionadas con el estrés. Al igual que el IRM y el escáner óseo para la detección del cáncer e infecciones óseas, cada estudio tiene ventajas y desventajas para la evaluación de una necrosis avascular y lesiones óseas relacionadas con el estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua bush | Traducido por florencia prieto