Cómo escaldar tirabeques

No importa si estás sirviendo un plato de crudités, preparando una ensalada fría o cocinando tus tirabeques (snow peas) para un salteado de vegetales; el escaldado es un paso necesario. El resultado serán tirabeques de un color verde vibrante con una textura crujiente y tierna que resalta su sabor dulce; de hecho, se verna y sabrán aún mejor que los tirabeques crudos recién recogidos. El escaldado es rápido, fácil y puede ser utilizado para preparar casi cualquier vegetal, así que es una excelente técnica para tener en tu arsenal culinario.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Tazón grande
  • Agua helada
  • Toallas de papel
  • Plato
  • Cacerola grande
  • Agua
  • Sal
  • Tirabeques, limpias y recortadas
  • Cuchara ranurada o espumadera

Instrucciones

  1. Prepara un baño helado llenando un tazón grande con alrededor de 2/3 de agua helada. Coloca el baño helado cerca de la cocina. Apila varias toallas de papel sobre un plato y colócalo sobre un baño helado.

  2. Lleva alrededor de cuatro cuartos de galón de agua al punto de hervor en una cacerola grande. Añade entre 1 y 2 cucharadas de sal, dependiendo de tu preferencia.

  3. Coloca alrededor de 2 tazas de tirabeques cuidadosamente dentro del agua hirviendo y permite que se cocinen por 2 minutos. Puedes ajustar el tiempo de docción según tu preferencia, pero no los cocines de más (prueba los tirabeques cada 30 segundos).

  4. Quita los tirabeques utilizando una cuchara ranurada o una espumadera e inmediatamente sumérgelos dentro del baño helado. Cuando los tirabeques se hayan enfriado, quítalos y sécalos sobre las toallas de papel.

Consejos y advertencias

  • Algunos chef sugieren añadir una pizca de bicarbonato al agua hirviendo para resaltar aún más el color de tus guisantes; no añadas demasiado bicarbonato porque esto resultará en guisantes arenosos.
  • Si tienes más de 2 tazas de guisantes, repite el proceso, calentando el agua hasta el punto de hervor nuevamente y añadiendo más hielo al baño si es necesario.
  • Cuando estás probando los guisantes durante el proceso de cocción, sumérgelos en el baño helado para evitar quemarte la lengua.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly mccoy | Traducido por ana grasso