La escala de dolor para las perforaciones del cuerpo

Puedes programar una consulta con un profesional para discutir tu interés en hacerte un piercing (perforación en el cuerpo). El dolor involucrado con el procedimiento de perforación puede ser una preocupación o un factor decisivo para realizártelo o no. El profesional en esta técnica puede explicarte cada paso del proceso para aliviar cualquier duda que puedas tener sobre sentir dolor extremo.

Preparación de la piel

Antes de que se lleve a cabo el procedimiento de perforación se debe preparar la piel para el procedimiento. No sentirás ningún dolor mientras que el perforador limpia el área pero, si está usando un producto que te produce una sensación de ardor en la piel, debes decírselo inmediatamente. La mayoría de los perforadores utilizar un jabón antimicrobiano y gasa para limpiar la zona antes de la perforación. De acuerdo con Elayne Angel, autora de "La Biblia del Piercing: La guía definitiva para el Body Piercing seguro", si tienes la piel sensible y se utiliza alcohol para prepararla para la perforación, puedes sentir un pequeño pinchazo.

Marcado

Después de limpiar el área, se marcará la ubicación de la perforación con un rotulador o marcador estéril. Es un procedimiento indoloro para la mayoría de los piercings. Puedes sentir un ligero pinchazo o tirón si te estás poniendo uno en la lengua porque se debe halar la lengua hacia arriba al tiempo que se marca la parte inferior y algunos clientes pueden sentir una ligera molestia.

Perforación

Un perforador usa fórceps o un tubo receptor durante la perforación como herramienta para alinear las marcas y sostener la piel. Puedes experimentar una sensación de presión y un pellizco cuando cierre la pinza o inserte el tubo receptor, de acuerdo con Elayne Angel, autora de " La Biblia del Piercing: La guía definitiva para el Body Piercing seguro". Al utilizar fórceps, colocará tu piel entre las dos patas de la pinza y aplicará presión para cerrar la pinza. Sostendrá y empujará el tubo receptor contra esa parte del cuerpo durante el procedimiento. Los perforadores sin experiencia o no profesionales pueden cerrar la pinza con demasiada fuerza, causando pellizcos extremos y dolor. La perforación resultante y la piel que rodea por lo general tendrán hematomas si esto ocurre. Cuando se colocan pinzas y tubos receptores dentro o cerca de la nariz o del tabique, puede que tus ojos lagrimeen. El nivel de dolor cuando la aguja entra en la piel varía de cliente a cliente y de perforación en perforación. Por ejemplo, debido a la tolerancia al dolor y las endorfinas , una perforación puede ser más dolorosa para un cliente y relativamente indolora para el siguiente. Si se usa una técnica profesional, rápida y con las agujas y los equipos profesionales, es más probable que los clientes sientan que el dolor es mínimo.

La inserción de la joyería

Sentirás un dolor mínimo, similar a un rápido pinchazo, cuando el perforador inserte la aguja y la siga con la joyería. En el caso de que quien ejecute el trabajo sea novato, e intente insertar joyas más grandes que la aguja, puedes llegar a sentir una rasgadura o sensación de desgarro cuando fuerce la pieza a través del pequeño orificio. Si se inserta joyería de rosca externa en tu nueva perforación, puedes sentir una sensación de desgarro también. Pídele que utilice joyas con rosca interna y así evitarás estas molestias.

Curación

Casi todos los piercings se hinchan durante el periodo de cicatrización. Te dolerá la piel alrededor de la perforación será dolor, tendrás sensibilidad, los fluidos drenarán de la perforación y formarán costras en tu joyería. Durante el período de cicatrización, si colocas presión sobre tu perforación, tal como un teléfono en el cartílago de la oreja, se irritará, causando más dolor del necesario. Tocar o girar tu joyería puede causarte daño en la perforación y también una infección; sufrirás dolor cuando las costras desgarren la perforación.

Más galerías de fotos



Escrito por maude coffey | Traducido por valeria b. rivas