¿Por qué eructo tanto mientras corro?

Eructar mientras se corre no es una afección poco común. Si corres con frecuencia, es común experimentar eructos en algún momento durante una de tus carreras. Si bien los investigadores no pueden determinar una causa única para esta característica ampliamente compartida, han identificado varios posibles culpables. Estas causas van desde tragar demasiado aire mientras corres a los factores dietéticos que producen el exceso de gas, de acuerdo con GIHealth.com.

Razones incontrolables

Eructar mientras corres no es un fenómeno completamente controlable. Algunos de los cambios naturales que se producen en tu cuerpo al hacer ejercicio promueven eructos. Ser consciente de ellos puede ayudarte a dejar tu mente tranquila, por lo que si eructas mientras te ejercitas no necesitas preocuparte de que estás sufriendo de una dolencia prevenible o grave. El ejercicio obtiene el flujo de sangre desde el estómago, lo cual puede dificultar la digestión. Cuando esto sucede, las hormonas clave aumentan en producción para mover la comida a través del tracto intestinal más rápido de lo normal y ayudan a producir el gas. Por último, la sacudida del estómago durante el ejercicio también puede producir gas, que puede causar eructos.

Tragar aire

Entre las principales razones que causan eructos durante el ejercicio que puedes controlar es tragar aire. Hacerlo es tan común que incluso tiene un nombre científico: aerofagia. Tomar aire al esófago al correr no es inusual. Aún más común, es tragar aire mientras bebes. Para muchas personas, la cantidad de agua compite de cerca con la cantidad de aire que admite el estómago. Combinar la ingesta de líquidos con correr crea una tormenta perfecta de eructos.

Otras causas

La comida es la segunda causa más importante de eructar al correr. Para muchas personas, especialmente el 20 por ciento de la población que es intolerante a la lactosa, la lactosa en los productos lácteos crea el gas del estómago que luego se eructa durante la actividad vigorosa. Los alimentos ricos en fibra, los granos, la fructosa y la sacarosa que se encuentra en los dulces y las bebidas gaseosas también pueden contribuir a eructos excesivos durante el ejercicio.

Prevención

Si crees que la causa está basada en los alimentos, entonces asegúrate de comer la última comida o merienda tres o cuatro horas antes de correr para asegurar la digestión completa. Si crees que estás tragando demasiado aire, sé consciente de esta tendencia mientras corres o bebes líquidos. Practicar técnicas de relajación y ejercicios de respiración profunda también puede ayudarte a reducir al mínimo la cantidad de aire que ingieres. Si quieres entrenarte realmente para no tragar aire, usa un protector bucal para limitar la cantidad de aires que tragas al abrir la boca.

Más galerías de fotos



Escrito por alex o'meara | Traducido por carlos alberto feruglio