Equipo de seguridad para bebés

Si sientes que te estás volviendo loca tratando de hacer un seguimiento de todo lo que necesita el bebé, no estás sola. Desde el equipo para dormir a la elección de las ropas hasta los equipos de seguridad, el bebé necesita mucho desde el momento en que nace hasta el momento en que comienza a caminar. Si bien todas las necesidades de él son importantes, el equipo de seguridad es un área en la que deseas tener la certeza que has cubierto.

Monitores de bebé

Un monitor te ayuda a no perder de vista al bebé cuando está durmiendo o calmado en la cuna. Una amplia gama de monitores están disponibles en el mercado, que van desde los monitores de vídeo hasta los de audio. Puedes comprar uno sencillo que sólo te permita escuchar o verlo o un monitor más avanzado que te permita hablar con el bebé, revisar la temperatura ambiente o reproducir música. La Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles recuerda a los padres que deben utilizar un monitor sin cables para evitar el peligro de estrangulación y no poner el monitor en la cuna. Si utilizas uno con un cable, asegúrate de que este se encuentre fuera del alcance de los niños.

Seguridad en el baño

Al principio, es posible que desees bañarlo en una pequeña bañera para bebé de plástico. Muchas de ellas están moldeadas con forros de esponja que ayudan a evitar que el bebé se resbale. Según la Red de Médicos de Niños, puedes bañar a la mayoría de ellos en una bañera normal una vez que llegan al año. Cuando el bebé esté en la bañera regular, recuerda usar un tapete antideslizante para evitar que se resbale o se sumerja en el agua. Además, utiliza una cubierta para el grifo y así evitarás que se golpee la cabeza. Sólo necesitas agua suficiente para cubrir las piernas del bebé. KidsHealth.org recomienda ajustar el termostato del calentador de agua a 120 grados para evitar quemaduras y recuerda a los padres probar siempre el agua del baño con el codo antes de colocar al bebé en la bañera.

Puertas

Una vez que el pequeño empieza a moverse, puede que tengas que invertir en las puertas de bebé para bloquear las escaleras y habitaciones en las que no deseas que el bebé entre gateando o dando tumbos. Utiliza una con un borde superior recto y barras rígidas o una malla. La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo advierte que las puertas en forma de acordeón, con grandes aberturas en forma de V se han traducido en la muerte cuando los niños han quedado atrapados en las mismas. Si utilizas una puerta de estilo acordeón, asegúrate de que las aberturas no tienen más de 1 1/2 pulgadas (4 centímetros) de ancho. Ancla firmemente cualquier puerta de bebé a la puerta o escalera que bloquea para asegurarse de que él no pueda empujarla más.

Guardias de seguridad

A medida que el bebé comienza a moverse de más alrededor, tendrás que asegurarte de que el equipo de seguridad esté en cualquier lugar al que podría aventurarse. Cubre todos los enchufes eléctricos y pon los cables fuera de su alcance. Usa protectores de gabinete y de cajón, así como tapones de puerta a prueba de niños para evitar que las abra y las cierre lastimándose los dedos. Utiliza protectores para las esquinas de los bordes afilados en las mesas y otros muebles. Puedes encontrar guardias de seguridad en el departamento de bebé de la mayoría de los minoristas.

Asiento para el auto

Una pieza de equipo de seguridad que vas a utilizar durante años es un asiento de seguridad. Puedes elegir entre tres opciones para el bebé: un asiento con orientación sólo trasera, asiento convertible o asientos tres en uno. El asiento con orientación sólo trasera suelen estar en un rango de 22 (9 kilogramos) a 40 libras (20 kilogramos), dependiendo del modelo y están diseñados solamente para ser orientados hacia atrás. Los asientos de coche convertibles por lo general tienen un límite de peso mirando hacia atrás de 40 (20 kilogramos) a 50 libras (22 kilogramos), que luego se pueden convertir hacia adelante para utilizar con los niños mayores. Los asientos tres en uno generalmente tienen un límite de peso mirando hacia atrás de 40 (20 kilogramos) a 45 libras (21 kilogramos), pero luego se pueden girar hacia adelante y luego pasar a un asiento elevado. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños permanezcan mirando hacia atrás hasta los 2 años de edad, o llegar a la recomendación de peso máximo. Si eliges un único asiento orientado hacia atrás, lo más probable es que debas mover al bebé a un asiento de coche más grande, mientras que todavía deba estar mirando hacia atrás.

Más galerías de fotos



Escrito por tamara runzel | Traducido por mariana van der groef