Cómo usar equipo para hacer ejercicios en el gimnasio

Cada aparato de ejercicios en el gimnasio es un poco diferente, pero la mayoría de ellos, especialmente los aparatos de cardio y algunos para hacer pesas, operan bajo los mismos principios básicos. Siempre y cuando estés orientado a estos mismo principios, puedes ir y hacer uso de la mayoría de las máquinas de inmediato, sin necesitar más que un vistazo a la placa de instrucciones de la máquina para tener una referencia rápida.

Aparatos para cardio

Sin importar qué aparato para cardio elijas, casi todos ellos tienen un botón de "Encendido" o "Encendido rápido" que puedes oprimir y comenzar inmediatamente. Esto te despliega una pantalla para que hagas un programa manual, es decir, que puedes controlar la resistencia o la velocidad de la máquina manualmente. Tal vez también necesites teclear tu edad y peso para que la máquina estime tu quema de calorías. Si lo que deseas es hacer uso de un ejercicio previamente programado, busca el botón de "Enter" o "Programa", a continuación sigue las indicaciones de la máquina para seleccionar un programa. En algunos aparatos tienes que comenzar a pedalear antes de presionar el botón.

Ajustando el aparato para pesas

Aunque pueden lucir un poco diferentes y estar construidas para trabajar diferentes músculos, las máquinas para el entrenamiento de fuerza en el gimnasio también siguen algunos principios básicos. Comienza seleccionando la resistencia apropiada ya sea deslizando un pin o perno en una pila de pesas o poniendo pesas sobre la máquina. En algunos casos limitados, puedes oprimir botones para aumentar y disminuir la resistencia hidráulica o electrónica. Si no estás seguro de cuanta resistencia utilizar, comienza con el mínimo peso posible y ve aumentándolo a medida que haces ejercicio. A continuación ajusta el asiento de la máquina, el respaldo o el apoyo para el pecho para que tus articulaciones se alineen con las de la máquina; es decir, los ejes sobre los que sus palancas se mueven. En raras ocasiones, esta regla no se aplica, ajusta el asiento para que puedas agarrar los mangos de la máquina confortablemente.

Usando el aparato de pesas

Una vez que has acomodado el aparato para hacer pesas de manera que se ajuste a tu cuerpo, siéntate y agarra los mangos, jálalos o empújalos para levantar las pesas con un movimiento limpio y controlado. Si cualquier parte de tu cuerpo está en contacto con los apoyos de la máquina, como tu pecho sobre el cojín para apoyarlo o la espalda sobre el respaldo, mantén esa posición a medida que levantas y bajas las pesas. Siempre y cuando mantengas un ritmo constante, te restringirás a un rango de movimiento adecuado de manera natural la mayor parte de las veces. Una cuenta de dos mientras levantas las pesas, y de tres a cuatro mientras las bajas, funciona bien.

Excepciones a la regla

Hay solamente pocas excepciones a estos principios básicos. En los aparatos para cardio, la mayoría de las máquinas para hacer remos no se encienden hasta que te sientas y comienzas a hacer el movimiento; solo entonces puedes continuar haciendo remos (muchas máquina incluso te permiten ajustar la resistencia moviendo una palanca) o en algunos casos, puedes programar la máquina para jugar una competencia contra otro remador cerca o contra un tiempo previamente registrado. En cuestión del levantamiento de pesas, las pesas libres (y en menor medida el aparato para levantar pesas con cables) son completamente diferentes. Trabajar con aparatos para hacer pesas te puede preparar para el cuarto de pesas familiarizándote con la mecánica apropiada del cuerpo; pero como regla general, es mejor obtener ayuda de un entrenador, el personal del gimnasio o un levantador de pesas con experiencia antes de proceder a levantar pesas libres.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por maria del rocio canales