Equipo de ejercicios para discapacitados

El ejercicio es esencial para mantener la salud de todas las personas, sin importar su salud. Las 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (Las guías de actividad física para los estadounidenses de 2008) brindan recomendaciones para personas de seis años o más, con discapacidades, para mejorar la salud a través de la actividad física. Los deportes, las actividades recreativas y el ejercicio planificado son beneficiosos para las personas con discapacidades. Hay piezas adaptadas para los equipos de ejercicios así como equipos estándar disponibles para que usen las personas discapacitadas para mejorar su fuerza y su salud general.

Bicicleta reclinada

La bicicleta reclinada puede ser utilizada por las personas con discapacidad para mejorar el ejercicio aeróbico. Esta bicicleta se apoya cerca del suelo y brinda un apoyo para la espalda. Los pies se sujetan fácilmente en los pedales y el pedaleo es fácil con la fuerza de piernas adecuada. La bicicleta inclinada brinda una variedad de opciones de entrenamiento para simular colinas y otros terrenos. Fortalece los músculos de las piernas y los muslos interiores y minimiza el impacto de las articulaciones de la rodilla y la cadera.

Ergómetro de brazo

El ergómetro de brazo es utilizado para mejorar los ejercicios aeróbicos utilizando los músculos de la parte superior del cuerpo. Brinda un gran ejercicio para la persona sin el uso de las piernas. El ergómetro de brazo es de bajo impacto y ofrece programas variados para desafiar a las personas en distintos niveles de rendimiento. La mayoría de estos equipos ofrecen acceso en silla de ruedas y otros estilos de ergómetros de brazo se apoyan fácilmente sobre la mesa.

Máquinas de entrenamiento

Las máquinas de entrenamiento están diseñadas para aislar y fortalecer determinados grupos musculares. Las instrucciones están en la placa frontal de la máquina y destacan la acción, los músculos utilizados y la alineación del cuerpo adecuada. Las máquinas de entrenamiento son excelentes para las personas discapacitadas porque la mayoría son utilizadas en una posición sentada. Hay máquinas de entrenamiento específicas para personas en sillas de ruedas. Éstas normalmente son una estación múltiple y permiten una facilidad de transición de un ejercicio en la parte superior del cuerpo a la siguiente. Los agregados para el entrenamiento de la parte inferior del cuerpo son raros en este tipo de máquinas. Este tipo de entrenamiento es posible para las personas en sillas de ruedas con asistencia en la transferencia por parte de un profesional calificado.

Pesos libres

Los pesos libres son cualquier tipo de peso no unido a un cable y utilizado para mejorar la fuerza muscular. Las mancuernas, las barras y las bolas medicinales son todos tipos de pesos libres. Estos son una buena opción porque permiten que el usuario se mueva por un rango completo de movimiento. Las personas con discapacidad pueden utilizar los pesos libres desde una posición de pie o sentados. Los pesos libres vienen en una variedad de denominaciones y las placas de peso hacen que sea fácil cambiar el peso levantado. Las personas discapacitadas que levantan pesos libres podrían necesitar asistencia de un profesional de entrenamiento calificado para asegurarse una ejecución adecuada.

Tubos de resistencia

Los tubos de resistencia son formas elásticas de resistencia utilizadas para mejorar la fuerza muscular. Vienen en una variedad de tensiones para brindar un entrenamiento desafiante para personas de todo tipo de nivel de entrenamiento. Las bandas de resistencia de colores más suaves indican una resistencia liviana, mientras que los colores más oscuros indican una tensión más dura. Son fáciles de usar para las personas discapacitadas por tener manijas y otros tubos como la Thera-band se envuelve alrededor de la mano con facilidad. Las bandas de resistencia son fáciles de transportar y son livianas, haciendo que el ejercicio sea fácil de hacer en el camino o para personas que están en una cama.

Advertencia

Antes de comenzar un programa de ejercicios, una persona con discapacidad debería buscar el permiso de un médico. Trabaja con un profesional calificado para realizar una evaluación previa a la actividad, que determine tu nivel de entrenamiento y diseñe un programa para ti. Si estás tomando medicamentos, investiga los efectos que podrían tener en tus ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por sha buckines | Traducido por sebastian castro