Equipo para correr carreras cortas

Para correr no se suele necesitar demasiado equipo. Con un buen par de zapatillas de correr suele ser suficiente para salir por el parque y mantenerse en forma. Sin embargo, si eres un atleta de pista o campo, es posible que necesites equipos adicional cuando corras carreras cortas. Este equipo te ayudará a prepararte para rendir al máximo durante una carrera.

Buen calzado

Las zapatillas con clavos son zapatillas que utilizan los atletas que corren, durante las prácticas y carreras. Son livianas, para poder correr más rápido. Los picos tienen punta y se clavan en el suelo. Esto le da tracción al corredor cuando dobla curvas, para que cada paso sea más efectivo. Los picos vienen en tres largos. Elige los que están diseñados para corridas cortas.

En sus marcas, listos...

Los tacos de salida son piezas que se utilizan al inicio de la carrera, para trayectos de 100 a 400 metros. Cada pie va en un bloque, y la persona comienza agachada. El taco sirve como resistencia cuando el corredor empuja para salir con el primer paso. Le permiten al corredor salir hacia adelante con más potencia, para que pueda dar el pago más largo y salir más rápido. Practicar con los tacos bien ubicados te ayudará a iniciar más rápido la carrera.

¡Ya!

Las carreras rápidas son tramos cortos, por lo que un buen comienzo es fundamental para marcar la diferencia entre el primero y el segundo. Por lo tanto, es importante practicar la salida. Tener a alguien que dispare o emita un ruido para marcar el inicio de la carrera es muy útil para ayudarte a acostumbrarte al sonido y no sobresaltarte el día de la carrera. De esta forma, también podrás practicar salir en cuanto suena la señal, para no perder un preciado segundo.

El tiempo lo es todo

Cuando corres carreras cortas, es importante que sepas cuán rápido puedes correr. Esto te ayudará a entrenarte para superar tu propio tiempo, por lo que debes trabajar para mejorar tu velocidad y rendimiento en la carrera real. Con un cronómetro, puedes medirte el tiempo tú mismo. Marca una distancia de 100, 200, 300 o 400 metros, dependiendo del evento. Pídele a un amigo o entrenador que active el cronómetro cuando sales y que lo detenga en el momento en que alcanzas la llegada. Lleva un registro de los tiempos a medida que continúes practicando para saber cuánto mejora tu velocidad.

Más galerías de fotos



Escrito por brandi junious | Traducido por pilar celano