Sobre el equipo adaptable para cocinar

Si necesitas un equipo adaptable para cocinar para niños, ancianos, discapacitados o simplemente para facilitar tu experiencia en la cocina, encontrarás cientos de productos eficaces entre los cuales elegir. La tecnología de asistencia cubre la escala desde elementos caros a soluciones pequeñas de poca tecnología, pero todos ayudan a las personas a mejorar su capacidad para estar en la cocina y cocinar.

Productos cotidianos para todos

Algunos productos adaptados sirven para todos, no sólo para las personas con discapacidades. Los discos de goma te ayudan a agarrar las tapas de las garras aunque tengas artritis en tus manos o no, así como los abrelatas con mangos fáciles de agarrar. Las almohadillas de goma grandes sobre las cuales pararse al lavar los platos o cocinar en el quemador, proveen comodidad a las rodillas y espalda, ya sea que estés experimentando problemas actualmente o que quieras prevenirlos.

Cosas pequeñas que hacen una gran diferencia

Los utensilios con mangos gruesos ayudan a los niños y a los que tienen uso de las manos limitado, a revolver y cortar. Las tazas medidoras que te dicen cuánto líquido has vertido y los termómetros para carne que hablan ayudan a las personas ciegas o que tienen problemas visuales. Los libros de cocina con imágenes ayudan a los adultos analfabetos o niños a seguir una receta sin tener que leer. Algunos de los libros de cocina proveen fotos generales mostrando la preparación de la comida, mientras que otros dan instrucciones paso a paso con imágenes.

Elementos más caros

Si tienes problemas para ver, un microondas que habla te dice cómo configurar el tiempo de cocción, cuánto tiempo falta para terminar la cocción y la hora actual. El equipo para los que tienen fuerza de manos y brazos limitada incluye sartenes que se revuelven solas y mezcladoras livianas con mangos grandes, así como marcos de metal para los tazones para mezclar que los sostienen en su lugar y ayudan para pasar alimentos del tazón a la asadera.

Haz el tuyo propio

Si te das maña o conoces a alguien que puede hacerlo, puedes adaptar cualquier equipo cotidiano. Para ayudar a las personas en silla de ruedas para que puedan ver dentro de las ollas y sartenes, por ejemplo, coloca espejos con adhesivo en la parte inferior de la alacena o del microondas ubicado sobre la cocina. Para ayudarles a estas personas a llegar a la parte trasera de una alacena o mesada, busca herramientas para agarrar cosas lejanas en jugueterías o tiendas de suministros médicos.

Más galerías de fotos



Escrito por susan lundman | Traducido por maría marcela mennucci