Cómo equilibrar el trabajo doméstico con el cuidado de niños

Hacer las tareas domésticas y las responsabilidades de educación a menudo lleva a que los padres se sientan frustrados al no poder cumplir con ambas responsabilidades. Tu hijo todavía confía en ti para cumplir con sus necesidades básicas y para mantener su naturaleza curiosa bajo control. También necesita mantenerse activo con juegos para crear un vínculo entre tú y él y mantenerlo sano. Pasar todo el tiempo junto con tu bebé significa que a menudo hay que dejar algo y con frecuencia es el trabajo doméstico. Si encuentras un equilibrio entre el mantenimiento de la casa y el cuidado de tu pequeño hijo puede ayudarte a reducir el estrés.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

    Cómo equilibrar el trabajo doméstico con el cuidado de los niños

  1. Escribe un horario con los periodos generales de tiempo en los que realizas tus responsabilidades. Deja tiempo para las labores domésticas y no te presiones. La hora de la siesta de tu hijo o después de que se vaya a la cama son los momentos en los que puedes realizar estas actividades sin que tengas la sensación de que te falta tiempo para hacer algo.

  2. Divide todas tus tareas domésticas y asigna una a cada día de la semana. Los lunes para limpiar las ventanas, los martes para lavar la ropa y los miércoles para fregar el piso. Haz una lista de las tareas domesticas que tienes que hacer cada día para que las revises conforme avanzas. Algunas de ellas como lavar los platos, barrer y recoger los juguetes se necesitan hacer diario, en cambio otras se pueden hacer durante la semana como lavar la ropa o fregar el inodoro.

  3. Termina las tareas domésticas durante el día en lugar de hacerlo todo a la vez. Esto te permitirá tomar ventaja de los pequeños espacios de tiempo que ocupes para tu hijo y terminar el trabajo.

  4. Programa una sesión diaria para levantar las cosas y quitar los desórdenes en las áreas de tu casa. Incluso tu hijo puede levantar sus juguetes y sus zapatos en su habitación. Si no sabe qué hacer dile que levante ciertos artículos. Di "¿Puedes levantar toda tu ropa y ponerla en el bote de ropa?" Cuando termine esa tarea, dale otro artículo para que lo levante. Puedes decir: "Hiciste un buen trabajo levantando tu ropa. Ahora pon todos tus libros en el librero".

  5. Dale a tu hijo tareas específicas que pueda realizar para involucrarlo en las labores del hogar. Quizá necesite un poco de ayuda y supervisión al principio pero con el tiempo hará él solo el trabajo. Algunos ejemplos incluyen arreglar las sábanas y los animales de peluche en su cama, regar las plantas o limpiar la mesa con un trapo húmedo después de comer.

  6. Deja todo los quehaceres y juega varias veces con tu hijo durante el día. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, muchos niños no tienen un horario para jugar debido a los ocupados horarios de la familia. La APP sugiere programar una hora de juegos para apoyar al niño en su desarrollo, ayudarlo a que aprenda sobre el mundo y a convivir con su familia.

  7. Dale a tu hijo la oportunidad de que juegue distintas cosas. Además de jugar contigo déjalo que juegue por su cuenta para que aprenda a entretenerse y a explorar su creatividad. La hora de juego independiente te dará la oportunidad de terminar algunas tareas de limpieza.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por karen angelica malagon espinosa